0
Cesta

No hay artículos en tu cesta actualmente

Entrenamiento

¿Frío o Calor? Tratar una sobrecarga muscular

La mayoría de deportistas, sea nivel profesional o nivel aficionado, en algún momento ha sufrido alguna sobrecarga muscular. En ese momento es cuando surge la gran duda, ¿aplico frío o calor?

Dependiendo con quién hables te dirá que el calor o el frío es lo mejor. Cuando hay dudas de esta índole lo mejor es investigar, informarte bien y exactamente eso haremos en el siguiente artículo: cómo tratar sobrecargas musculares.


¿Qué es una sobrecarga muscular?


La sobrecarga muscular se trata de una contracción involuntaria y continua de las fibras musculares, consecuencia de un esfuerzo exagerado, práctica excesiva o una mala ejecución de un ejercicio.

Es una lesión muy común en deportistas al tener que repetir gestos deportivos con mucha frecuencia. La lesión en sí no conlleva una baja deportiva, pero sí una pérdida de movimiento.

El deportista cuando sufre una sobrecarga muscular, no puede rendir a su máximo nivel dado a la incomodidad que le produce. En la zona sobrecargada, el jugador la nota rígida, dura, con poca flexibilidad y con dolor generalizado.

Cómo tratar una sobrecarga muscular

¿Cómo tratar una sobrecarga muscular?

Cuando percibamos que tenemos una sobrecarga muscular hay que realizar un tratamiento lo antes posible para evitar que pueda agravarse, desembocando en una contractura o incluso una rotura fibrilar.

Lo primordial en estos casos es ponerse en manos de un profesional, un fisioterapeuta, para aliviar los síntomas aplicando estiramientos suaves y masajes de descarga.

Uno de los motivos que puede provocar la sobrecarga muscular es una mala recuperación de los depósitos de glucógeno muscular. Para ello es muy importante usar un buen protocolo de reposición para volver al nivel máximo de reservas.

Los músculos son capaces de reponer un 5% de glucógeno cada hora tras el ejercicio, pero esto puede aumentarse hasta un 10% con un protocolo que incluya el aporte de carbohidratos y proteínas en los 15 minutos posteriores al ejercicio. Para ellos podemos optar por un post-entreno dependiendo nuestras necesidades.

¿Cuándo aplicar frío en una lesión?

Conociendo las pautas básicas para tratar una sobrecarga, nos plantearemos a continuación cuándo es necesario aplicar frío en una lesión. Se debe aplicar frío cuando la lesión se acaba de producir, en los tres primeros días tras la lesión o cuando hay un proceso inflamatorio.

La crioterapia tiene un efecto analgésico sobre el traumatismo, aliviando el dolor, que se le une al efecto antinflamatorio anteriormente descrito. Esto es debido a que el frío produce el cierre de los vasos sanguíneos (vasoconstricción) que ralentiza el proceso inflamatorio.

La aplicación de hielo en una toalla es una de las técnicas más usadas, en períodos de entre 10 a 30 minutos en intervalos de 2 horas. No se debe aplicar directamente sobre la piel dado al riesgo de quemaduras.

¿Cuándo aplicar calor en una lesión?

La aplicación de calor sobre una lesión se debe dar después de tres días de producirse la misma. Se debe aplicar siempre que no haya inflamación en la zona puesto que sería contraproducente.

La termoterapia supone un aumento del flujo sanguíneo en la zona donde se aplique, con una disminución de la presión arterial y un efecto sedante debido a la relajación muscular, lo que también puede conllevar a un alivio de la fatiga muscular.

Las técnicas de aplicación de calor son muy variadas, como sacos de semillas, mantas eléctrica o infrarrojos, sin variar mucho en sus resultados, pero teniendo especialmente cuidado con no aplicarlo un tiempo excesivo dado a que puede provocar quemaduras.

sobrecarga muscular frío o calor


¿Frío o calor? Tratar una sobrecarga muscular


Una vez analizado cómo se debe tratar una sobrecarga muscular y el efecto que tiene tanto la aplicación de calor y la de frío, debemos analizar qué es lo más recomendado para tratarla.

En los momentos posteriores a la lesión, se debe aplicar frío sobre todo si se produce un proceso antinflamatorio para reducir ese proceso y aliviar el dolor que pueda producir.

En los días posteriores, si la inflamación se ha reducido, se debe aplicar calor sobre todo en momentos previos a la práctica deportiva como parte del calentamiento y así mejorar la flexibilidad y evitar lesiones.

Por consiguiente, el frío o el calor para tratar sobrecargas musculares se aplicará dependiendo en el momento en el que nos encontramos. Ambas técnicas deben complementarse con otras como masajes o liberación miofascial con rodillo.

Escrito por Jose Antonio Corbeto Armario

No hay etiquetas para el post



Jose Antonio Corbeto Armario

Jose Antonio Corbeto Armario

Escritor y Entrenador Personal

José Antonio Armario es el nuestro escritor especializado en entrenamiento. Con un Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte por la Universidad Pablo de Olavide, trabajando desde 2014 como entrenador personal y más recientemente colaborando con el equipo de fútbol inglés Watford Football Club. Además, José es un instructor de actividades dirigidas apasionado por el el fútbol y fitness que hace de su profesión, su pasión. Si quieres conocer mejor a Guillermo, clica en los siguientes enlaces: https://www.facebook.com/JA-Corbeto-Personal-Trainer-893563590679535/


Descubre las ofertas de hoy ¡Comprar!🔔