Entrenamiento

Salud mental y ejercicio | Experto en salud mental habla sobre la importancia del ejercicio

Este año 2020 nos ha demostrado que el ejercicio es mucho más importante de lo que imaginábamos para nuestra salud mental. Lamentablemente, hemos vivido en primera persona los efectos negativos de no poder salir de casa para hacer ejercicio y, sobre todo, la frustración de ver los gimnasios cerrados.

Esto ha marcado un antes y un después para muchos de nosotros, dejando totalmente claro que el ejercicio influye tanto en nuestra salud mental como en nuestra salud física mucho más de lo que creíamos.

Para entender mejor todo esto, hemos hablado con Barry Lloyd, Gerente del Programa de Actividad Física de Mental Health UK. Barry nos ha explicado por qué el ejercicio físico es tan importante para la salud mental y cómo podemos automotivarnos para mantenernos activos.

salud mental y ejercicio

¿Cómo mejora el ejercicio nuestra salud mental?

La salud mental es tan importante como la salud física y, de hecho, actúan de forma sinérgica. Hacer cosas que nos ayuden a relajarnos, a sentirnos felices o tranquilos, como por ejemplo el ejercicio, es una parte más del cuidado personal diario y contribuye a nuestra salud mental.

El ejercicio es clave para una buena salud mental. Cuando hacemos ejercicio, nuestro cuerpo libera endorfinas que nos hacen sentir bien y mejoran nuestro estado de ánimo.

Pero el ejercicio contribuye a nuestra salud mental de muchas otras formas, como por ejemplo mejorando la concentración, la calidad del sueño y la motivación. Mantener una rutina diaria también puede ser muy bueno para nuestro bienestar, y el hecho de incluir el ejercicio en nuestra rutina diaria es una muy buena forma de mejorar nuestro bienestar.

¿Cómo puedo motivarme para hacer ejercicio?

Cualquier tipo de actividad física, por simple que sea, es mejor que no hacer nada. Puede ser algo tan sencillo como salir a caminar o jugar con tus hijos o tu mascota al aire libre.

Puedes probar diferentes tipos de ejercicio y ver cuál te gusta más y/o cuál es más sostenible en tu día a día. ¿No te gusta salir a correr? No pasa nada, puedes probar con zumba o cualquier otro tipo de baile que sirva como ejercicio aeróbico.

También puedes quedar con algún amigo o familiar y hacer ejercicio juntos, o incluso unirte a un equipo. Tener un compromiso con alguien para hacer ejercicio puede motivarte más y te ayudará a hacer del ejercicio una actividad social. Los resultados de nuestro Proyecto de Actividad Física reflejan que la motivación aumenta cuando se forma parte de un grupo de apoyo.

Diseñar un plan con pequeños objetivos viables y realistas puede ser muy útil, y recompensarte a ti mismo con algo que te gusta cada vez que cumplas un objetivo puede ser una muy buena forma de mantener la motivación.

¿Obsesionarse con el fitness y la alimentación puede llegar a ser poco saludable?

Si llega el punto en que el fitness y la alimentación llegan a suponerte un agobio y te produce más estrés que bienestar, puede convertirse en un problema. Si te preocupa tu salud mental, pide ayuda. En este caso, el primer paso suele ser hablar con tu médico de cabecera y, si lo cree necesario, puede remitirte a un especialista.

Si no estás preparado para pedir ayuda profesional todavía, puedes hablar con alguien de confianza como amigos o familiares.

No me gusta el gimnasio o el running – ¿Qué puedo hacer para estar activo?

No hace falta que vayas al gimnasio a levantar pesas o que salgas a correr para estar en forma y saludable. Cualquier actividad que aumente tu ritmo cardíaco cuenta como ejercicio. Puedes apuntarte a algún grupo de tu ciudad que organice salidas por rutas de la zona, o puedes dar una vuelta con la bicicleta, jugar al tenis, al fútbol, apuntarte a natación o hacer yoga.

¿Cómo influye la alimentación en la salud mental?

Una alimentación saludable no solo ayuda a mantenernos bien físicamente, sino que también puede influir de forma muy positiva en nuestro estado de ánimo, nuestra energía y nuestra capacidad de concentración. Estas son algunas formas de cuidar la alimentación:

Comer con regularidad: cuando bajan los niveles de azúcar en sangre, podemos sentirnos cansados e irritables. Evitar que pase demasiado tiempo entre comidas y elegir alimentos que proporcionan energía de forma gradual, como el arroz integral y el boniato, ayuda a estabilizar los niveles de azúcar.

Hidratarse adecuadamente: sin una hidratación adecuada, puede resultar difícil concentrarse o pensar con claridad.

Comer frutas y verduras: comer frutas y verduras variadas y de diferentes colores a diario aporta nutrientes que nos ayudan a estar sanos. Come un mínimo de cinco raciones de frutas y verduras cada día.

Salud intestinal: el intestino puede reflejar cómo nos sentimos por dentro. Si te sientes estresado o ansioso, el sistema digestivo puede acelerarse o ralentizarse. Las frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, yogures y otros probióticos son algunos de los alimentos saludables para el intestino.

Evita la cafeína: la cafeína es un estimulante, y como tal, proporciona una rápida dosis de energía, pero también puede producirte ansiedad o interferir en el sueño, sobre todo si la tomas antes de dormir.

¿Hay algún tipo de ejercicio en concreto que ayude al bienestar?

Cualquier tipo de ejercicio puede ayudar a mejorar nuestro bienestar, aunque también puedes probar las técnicas de mindfulness. El mindfulness consiste en ser consciente de tus pensamientos, sentimientos y sensaciones corporales, y de todo lo que te rodea. Es una buena forma de no vivir con el “piloto automático” constantemente y de relajar la mente.

Incluso puedes probar el mindfulness mientras haces ejercicio. Puedes empezar siendo consciente de las sensaciones que recorren tu cuerpo durante la práctica de ejercicio. Esto es muy común en el yoga, pero también es una técnica muy utilizada en el mindful running. No solo podemos ser conscientes de nuestro cuerpo, sino que también podemos sentir el aire de nuestro alrededor, de los alimentos que consumimos, etc.

Realizar actividades al aire libre puede contribuir a nuestro bienestar, como por ejemplo cuidar el jardín o tu pequeño huerto, pasear por el parque o descubrir nuevas rutas para hacer senderismo por tu zona.

El yoga y el tai chi son dos muy buenas técnicas que también ayudan a ser más conscientes de la respiración y de las sensaciones que recorren el cuerpo en general.

Conclusión

Está claro que la salud mental y la salud física van de la mano y es muy importante cuidarlas por igual. Solo necesitamos ser un poco más conscientes del ahora para vivir el momento y ser conscientes de cómo se sienten nuestro cuerpo y nuestra mente, y si debemos cuidar más a uno u otro.

Puedes salir a caminar varios días a la semana o puedes ir al gimnasio a darlo todo con las pesas. Es importante encontrar lo que realmente te gusta, da igual si es más sencillo o más complicado, cualquier tipo de actividad física, por simple que parezca, te ayudará a sentirte mejor.

Cuida tu mente con el mismo cariño que cuidas tu cuerpo y viceversa.

¿Quieres leer más sobre la salud mental?

Cómo entrenar el cerebro | Guía para el bienestar mental

Entrenamiento

Cómo entrenar el cerebro | Guía para el bienestar mental

2020-10-05 12:31:52Por Evangeline Howarth

5 sencillos pasos para controlar los niveles de estrés

Entrenamiento

5 sencillos pasos para controlar los niveles de estrés

2020-10-02 13:42:41Por Lauren Dawes

5 consejos nutricionales para mejorar el estado de ánimo | Los mejores alimentos para la salud mental

Nutrición

5 consejos nutricionales para mejorar el estado de ánimo | Los mejores alimentos para la salud mental

2020-10-02 11:04:41Por Jennifer Blow

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

Traducido por Rubén Del Toro



Monica Green

Monica Green

Escritora y Experta

Mónica Green nació en el sur de Londres y estudió la carrera de Filosofía en la Universidad de Leeds. Descubrió su pasión por el gimnasio en época de estudios, más concretamente por las pesas, lo que le ayudó a superar los momentos de estrés típicos de los estudiantes. En sus años de carrera escribió en una web bastante popular entre los estudiantes, lo que le ayudó a formarse como escritora tratando temas relacionados con la moda. Estaba encantada de poder combinar su afición por la escritura con su pasión por el gimnasio. En su tiempo libre, a Mónica le gusta mucho cocinar, probar restaurantes nuevos con sus amigos y descubrir nuevas rutas para caminar.


Descubre los descuentos del día ¡EMPIEZA LA MEJOR SEMANA DE TODO EL AÑO! | BLACK FRIDAY 2020 | 40% EN TODO, TODO Y TODO | CÓDIGO BFES 💪🏼