Entrenamiento

ERRORES COMUNES AL EMPEZAR EN EL FITNESS (PARTE II)

Tras hacer un repaso en la parte I de algunos de los errores más frecuentes que cometen los iniciados en el fitness, en esta segunda parte seguiré mencionando otros errores.

1. Copiar rutinas de compañeros: Algo muy habitual es comenzar a entrenar con un amigo que lleva ya algún tiempo entrenando. Pues bien, éste lo que debe es orientarnos y ayudarnos en lo que le sea posible no imponernos su rutina ni nosotros copiar la suya. Las rutinas de entrenamiento deben adaptarse a las capacidades, al nivel y a las características del sujeto. Es tan simple como respetar el principio de individualización. Si comenzaras a entrenar con un amigo que lleva dos años corriendo maratones seguro que no comenzarías realizando el mismo entrenamiento que hace él, pues aquí pasa lo mismo.

2. Pensar que no existen otros tipos de rutinas más que las divididas (weider): Apuesto a que el 75% de los usuarios de un gimnasio realizan rutinas weider. Más allá de entrar a discutir qué tipo de rutina es mejor o peor, es más eficiente o menos… es una obviedad que existen otro tipo de rutinas como torso-pierna, fullbody etc. En usuarios principiantes machacar un músculo con interminables ejercicios una vez por semana no es lo más acertado, al menos no de la manera en la que se estructuran este tipo de rutinas en el 95% de los casos. Así que abre tu mente y elige la rutina que mejor se adapte a ti; personalmente para empezar a entrenar me decantaría por una full-body o torso-pierna.

3. Entrenar abdominales todos los días: No deben realizarse interminables series de crunches cada día pensando que de esta forma tendremos unos abdominales como rocas. Diferente sería realizar un trabajo compensatorio del core pero hablando de forma general y de cara al público novato realizar 3.000 abdominales diarias no te va a hacer tener el core de Cristiano Ronaldo. Se trata de un músculo más y como cualquier otro necesita un descanso y unas pautas de entrenamiento adecuadas.

4. Entrenar con calzado inadecuado: Esto va referido sobre todo a aquellas personas que entrenan en chanclas, lo cual no es ni lo más seguro para nuestros pies ni lo más idóneo de cara a obtener un gran rendimiento (perdida de estabilidad, resbalones…) Así que por higiene, por tu propia seguridad y por tu rendimiento deja las chanclas para la ducha.

5. Entrenar con excesiva ropa puesta: Este punto va referido a los casos de personas que entrenan con sudadera, tres camisetas debajo y pantalón largo creyendo que cuanto más suden más grasa van a perder. Cierto es que al finalizar el entrenamiento pueden haber perdido algún kilo pero volverán rápidamente a su peso anterior en cuanto se hidraten. Los kilos perdidos NO SON GRASA.

Por otra parte y no menos importante es que el excesivo calor disminuye el rendimiento y podemos padecer mareos, náuseas …

6. No hidratarse adecuadamente: Es fundamental hidratarse durante el entrenamiento. La deshidratación reduce en gran medida el rendimiento pudiendo impedir la disipación del calor, comprometer la función cardiovascular y capacidad de trabajo, aumentar la frecuencia cardíaca etc. De igual forma es importante hidratarse antes de entrenar y tras finalizar la sesión. No cuesta ningún trabajo llevarse una botella de agua de 1,5 litros.

7. Pensar que más es mejor: Algo muy muy habitual entre los iniciados es pensar que más es mejor. Terminamos nuestra rutina, nos sentimos motivados, no demasiado cansados y pensamos que no estaría mal hacer un par de series o cinco repeticiones más. Más no es siempre mejor. Cada sujeto tendrá una capacidad diferente de asimilación del trabajo que si se ve superada no nos hará progresar más sino todo lo contrario aumentando el riesgo de lesión y de padecer sobre-entrenamiento).

8. Falta de concentración/distracción: Cada vez es más habitual ver gente distraída en medio de su entrenamiento manteniendo interminables conversaciones con otros o entretenidos con el móvil. Sin querer entrar en términos de concentración (que estoy seguro que centrarse al 100% en el entrenamiento aumenta nuestro rendimiento) el error más inmediato que conllevan este tipo de distracciones es comprometer los tiempos de descanso y con ello el estrés metabólico (una variable importantísima).

9. No estirar tras la sesión: Pocos son los que estiran tras entrenar y dado que esto sólo nos llevará entre 5 y 10 minutos, si cabe, es aún más obligatorio. Algunos de los muchos beneficios del estiramiento son: reducir el riesgo de padecer lesiones, reducir la tensión muscular y mejorar la coordinación de los músculos agonistas–antagonistas. ¡OJO! Digo estirar tras el entrenamiento, no antes, puesto que hay algunos estudios que afirman que realizar estiramientos estáticos antes del ejercicio físico reduce el rendimiento posterior (1).

10. Misma carga de trabajo para todos los grupos musculares: Algo que parece tan lógico muchas veces no lo es y muchos cometen el error de destinar el mismo volumen de trabajo para los diferentes grupos musculares. La carga de trabajo que es capaz de asimilar el pectoral no va a ser la misma que es capaz de asimilar el bíceps, al igual que sucedería con los cuádriceps y los aductores. Sin entrar en número de series, repeticiones etc, lo que quiero dejar claro es que, de forma general, no se deben trabajar los bíceps y tríceps con el mismo volumen de trabajo que dorsales y pectorales por ejemplo.

Francisco Fidalgo Clemente Entrenador oficial Myprotein

Síguelo en twitter: @francescole55

Y en Facebook: Francisco Fidalgo Clemente

No hay etiquetas para el post



Marcos Sabino

Marcos Sabino

Escritora y Experta


¿Quieres enterarte de las ofertas más exclusivas? Únete al grupo de Whatsapp 📲 de Myprotein ✅ ¡Suscríbete!