0
Cesta

No hay artículos en tu cesta actualmente

Entrenamiento

Resistencia Aeróbica y Anaeróbica | Diferencias y Ejercicios

La resistencia es la capacidad que tiene nuestro cuerpo para aguantar o soportar un esfuerzo o una actividad durante un periodo de tiempo. Principalmente encontramos dos tipos en nuestro cuerpo; la resistencia aeróbica y la anaeróbica.


Resistencia Aeróbica


La resistencia aeróbica, también conocida como resistencia orgánica, es aquella a la que recurrimos cuando trabajamos a intensidad baja o media durante una cantidad prolongada de tiempo. Generalmente en esta fase suele haber un balance equilibrado entre la cantidad de oxígeno que nuestro cuerpo consume y el que obtiene del aire que respira.

Gracias al sistema circulatorio y al respiratorio somos capaces de dotar a nuestros músculos del oxígeno que necesitan para quemar principalmente grasas. Por ello, los deportistas de baja intensidad pero larga duración suelen tener físicos muy marcados y definidos como ocurre en el caso de los corredores de maratón o los ciclistas.

Si mejoramos progresivamente la resistencia aeróbica conseguiremos soportar cada vez tiempos más prolongados a igualdad de intensidad o aumentar ligeramente la intensidad a igualdad de tiempo trabajado.

resistencia aeróbica


Resistencia Anaeróbica


Por otra parte, la resistencia anaeróbica o resistencia muscular es aquella a la que recurrimos cuando la intensidad con la que trabajamos es relativamente alta pero el tiempo en el que sostenemos este esfuerzo es necesariamente muy bajo, ya que no somos capaces de aguantar esta intensidad durante mucho tiempo.

Esto se debe a que necesitamos más oxígeno del que podemos aportar, de modo que creamos una deuda de oxígeno al organismo que posteriormente será compensada generando un efecto EPOC (ECOPE en castellano), es decir un Exceso de Consumo de Oxígeno Post-Entrenamiento.

resistencia aeróbica

Al realizar trabajo anaeróbico no somos capaces de quemar tanta grasa como la que consumimos en el trabajo aeróbico, por lo que nuestros principales combustibles son el glucógeno y los fosfágenos, es decir, el ATP y la fosfocreatina. Afortunadamente el EPOC se encargará de aumentar nuestro consumo calórico en reposo, y con ello aumentará el consumo de ácidos grasos por parte de nuestro cuerpo, por lo que este tipo de trabajo también es muy recomendable.

Generalmente este tipo de resistencia suele entrenarse por powerlifters o halterófilos, quienes necesitan consumir mucha energía en periodos muy cortos de tiempo en los que realizan sus levantamientos.

Si mejoramos progresivamente la resistencia anaeróbica conseguiremos soportar cada vez intensidades más altas a igualdad de tiempo trabajado o aumentar ligeramente el tiempo que somos capaces de trabajar a igualdad de intensidad.

resistencia aeróbica


Conclusión


¿Qué resistencia vale más la pena trabajar? Depende de nuestro deporte y de nuestro objetivo. Si queremos terminar un triatlón nos beneficiaremos más de la resistencia aeróbica, pero si queremos levantar 200kg en press de banca la idónea será la anaeróbica.

En cualquier caso, ninguna es mejor que la otra, solo son distintas y deberíamos combinar el trabajo de ambas para obtener los mejores resultados en cuanto a nuestro rendimiento deportivo.

 

Escrito por Guille Andreu Robles

Canal de YouTube The Fit Club

Sígueme en Instagram

 

Obtenga mejores resultados con estos productos Myprotein:


Myprotein

Myprotein

Escritora y Experta