Entrenamiento

Los mejores tipos de ejercicio para la salud mental

El ejercicio físico puede ayudar a mejorar la salud mental de una persona, ya que ayuda a reducir la ansiedad, la depresión y otros estados de ánimo negativos, y también ayuda a mejorar la autoestima y la función cognitiva. Por todo esto y por muchos otros motivos, se recomienda hacer algún tipo de ejercicio físico para aprovechar sus muchos beneficios físicos y mentales.

¿Cómo ayuda el ejercicio físico a la salud mental y al bienestar?

El ser humano está hecho para estar en constante movimiento. El ejercicio físico puede ayudar a mejorar la salud mental, ya que favorece la liberación de endorfinas y hormonas que nos hacen sentir bien. Es cierto que los problemas de salud mental suelen ser complicados y complejos, pero el ejercicio físico puede ayudar a paliar al menos algunos estados de ánimo negativos gracias a que ayuda a controlar el estrés, a mejorar la autoestima y la calidad y duración del sueño, lo que a su vez proporciona otros efectos positivos en el cuerpo.

Dedicar algo de tiempo todos los días a cuidar la salud física y el estado físico en general también puede ayudar a crear nuevos y buenos hábitos, que a su vez ayudarán a mejorar todavía más tu salud mental, como mejorar la alimentación y la calidad y tiempo del sueño.

El ejercicio físico libera endorfinas, que son sustancias químicas que interactúan con los receptores del cerebro para reducir la percepción del dolor físico. Esto significa que el ejercicio físico intenso o de larga duración te ayudará a sentirte bien (aunque puede que no te sientas tan bien cuando las agujetas llamen a tu puerta al día siguiente).

El ejercicio libera serotonina, dopamina y norepinefrina, que desempeñan un papel fundamental en la regulación del estado de ánimo. El ejercicio físico regular puede ayudar a aumentar la concentración de estas sustancias químicas en el cerebro, ayudando a mantener un estado de ánimo positivo más constante y estable.

La actividad física libera cortisol, también conocido como la “hormona del estrés” del cuerpo. Aunque puede que hayas oído que esto es perjudicial para ti (es perjudicial si se mantienen niveles de cortisol altos de forma permanente), el ejercicio físico regular atenúa la respuesta del cuerpo al cortisol. Esto significa que cuando se libera cortisol durante otros momentos del día, los efectos perjudiciales en el cuerpo serán menores, ya que el cuerpo podrá gestionar mejor el cortisol gracias al ejercicio.

El ejercicio bombea sangre al cerebro, lo que puede ayudar a pensar con más claridad y a mejorar la memoria. Esto puede beneficiarnos ante problemas como la depresión y otros estados de ánimo negativos.

ejercicio para la salud mental

Los mejores tipos de ejercicio para la salud mental

1. Caminar o correr

Caminar y correr son dos tipos de ejercicio que ayudan a aumentar el ritmo cardíaco durante largos periodos de tiempo, comprometiendo y fortaleciendo el sistema cardiovascular. Son muchos los factores que hacen que este tipo de ejercicio ayude a mejorar la salud mental, como estar al aire libre o disfrutar de la naturaleza y de la luz solar, lo que se ha demostrado que mejora la salud mental y también la calidad del sueño. Esto ayuda a mejorar la forma física, lo que puede aumentar la autoestima y liberar más endorfinas, que actúan como un sistema de recompensa química en el cerebro, haciendo que te sientas bien.

Si sales a caminar o correr con un acompañante, también entra en juego el factor social, ya que un compañero te permite socializar y evadirte de los problemas del día a día.

Si por el contrario prefieres salir solo, eso te puede ayudar a centrar toda tu atención en los movimientos y la respiración durante la carrera, lo que también te ayudará a controlar el estrés y a despejar tu mente.

 

2. Entrenamiento de resistencia

El entrenamiento de resistencia tiene muchos de los beneficios del running, como la liberación de endorfinas, la mejora de la autoestima (gracias a la mejora de la imagen corporal) y también puede ser una buena forma de socializar.

También ayuda a mejorar la calidad y la cantidad del sueño, lo que ayuda a mejorar la recuperación después de un entrenamiento.

 

3. Deportes de equipo

Participar en deportes de equipo también proporciona todos los beneficios que hemos visto: hacer ejercicio al aire libre, exponerse a la luz solar, liberar endorfinas, socializar, aumentar la autoestima y mejorar la calidad del sueño. Si prefieres los deportes que implican menos personas pero que aún siguen siendo sociales, como la halterofilia o el atletismo, puedes apuntarte a un club de tu ciudad.

Apuntarte a un club de tu ciudad que imparta tu deporte favorito puede ser todo lo que necesitas para seguir avanzando y mejorando en tus entrenamientos, básicamente porque ahí encontrarás gente con muchos conocimientos y entrenadores que te ayudarán con mucho gusto, y eso, en definitiva, te ayudará a progresar y a aumentar la autoestima.

 

4. Yoga

El yoga es un tipo de ejercicio más íntimo y relajado, pero también puedes adaptarlo a tus gustos y necesidades. Puedes practicar un yoga más intenso y más parecido al entrenamiento de resistencia, o puedes apuntarte a algún grupo de yoga para socializar. El yoga es la actividad perfecta para practicar la atención plena, así que céntrate en tu respiración y en los movimientos de tu cuerpo, ignorando cualquier otra cosa, lo que te ayudará a reducir el estrés y a mejorar la claridad mental.

Conclusión

El ejercicio físico proporciona numerosos beneficios fisiológicos que ayudan a mejorar la salud mental de una persona, lo que a su vez puede crear nuevos hábitos saludables, como mejorar la alimentación, el horario del sueño, la exposición al sol y las relaciones sociales, habiéndose demostrado que todo esto contribuye al menos a mejorar la salud mental.

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

Traducido por Rubén Del Toro



Scott Whitney

Scott Whitney

Escritora y Experta

Antes de ir a la universidad, Scott competía en carreras de larga distancia y escalada, lo que le hizo sentir una gran pasión por el deporte y el rendimiento. Entre los títulos académicos de Scott se incluyen una licenciatura con honores en Terapia Deportiva y un Máster en Fuerza y Acondicionamiento Físico. También es miembro de la Sociedad de Terapeutas Deportivos y CIMSPA. En sus anteriores trabajos ha trabajado con atletas aficionados y de élite, desde equipos deportivos universitarios hasta atletas de élite de la liga de rugby y remeros del Equipo GB. Actualmente trabaja con varios gimnasios diseñando programas de entrenamiento para atletas aficionados y gente que entrena en el gimnasio. Además de poner en práctica los tratamientos pasivos como terapeuta deportivo, Scott utiliza sus habilidades para combatir la obesidad, el dolor lumbar y otras lesiones deportivas con la actividad física, y además diseña programas de entrenamiento para atletas. Como recién graduado, Scott se esfuerza por sumar experiencia a sus espaldas mientras aconseja y comparte sus conocimientos con los demás. Scott piensa que es importante predicar con el ejemplo, por eso en su tiempo libre practica levantamiento olímpico y hace deporte al aire libre sin importar el clima, pero también intenta sacar tiempo para socializar.


Descubre los descuentos del día REBAJAS EN PROTEÍNAS: HASTA 45% YA APLICADO