Saltar a contenido principal
Suplementos

Beneficios del magnesio para la salud y mejores suplementos de magnesio

Beneficios del magnesio para la salud y mejores suplementos de magnesio
Elle Kelly
Escritora y Experta2 meses Hace
Ver el perfil de Elle Kelly

El magnesio es un nutriente importante tanto para la salud en general como para el rendimiento físico. Tanto es así, que interviene en más de 300 procesos corporales.¹

En este artículo, profundizaremos en el mundo del magnesio para conocer sus funciones, cómo puede favorecer la salud y el rendimiento, y cómo asegurarse de consumirlo en cantidades adecuadas.

Índice:

beneficios del magnesio

 

¿Qué es el magnesio?

El magnesio es un micronutriente esencial que se debe consumir en cantidades suficientes para que el organismo funcione correctamente. La cantidad necesaria no es la misma que la de los macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas), pero desempeña un papel crucial en muchos procesos corporales, desde la formación del ADN y la función muscular y nerviosa hasta el mantenimiento de la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre.1,2

¿Para qué sirve el magnesio?

El magnesio interviene en muchos procesos fisiológicos, como por ejemplo:

  • Activación enzimática: El magnesio es un cofactor de numerosas enzimas que intervienen en las reacciones bioquímicas del organismo.1,2 Estas enzimas son esenciales para procesos como la producción de energía, las contracciones musculares y la función nerviosa.
  • Producción de energía: El magnesio es necesario para la síntesis de ATP, la molécula principal para almacenar y transferir energía dentro de las células.1,3,4 También interviene en otras reacciones metabólicas, como la descomposición de proteínas, carbohidratos y grasas para obtener energía.
  • Control del azúcar en sangre: El magnesio regula la secreción de insulina y la absorción de glucosa por las células, lo que puede influir en los niveles de azúcar en sangre.5,6
  • Función muscular y nerviosa: El magnesio desempeña un papel clave en la contracción y relajación muscular, y ayuda a regular la función de los receptores neuromusculares y la transmisión de las células nerviosas. Esto incluye el músculo cardiaco, y el magnesio también es importante para mantener un ritmo cardiaco estable, ya que permite que las células del músculo cardiaco se relajen.2,7
  • Salud ósea: El magnesio favorece la absorción y el metabolismo del calcio, que es importante para mantener unos huesos y dientes sanos. Las deficiencias de magnesio se han asociado a una densidad de la masa ósea más baja.2,8

Síntomas de la carencia de magnesio

Un nivel bajo de magnesio puede alterar algunas funciones críticas silenciosamente, provocando síntomas como náuseas, calambres musculares, estreñimiento, trastornos del sueño, fatiga y palpitaciones.2,9

A veces puede ser difícil de diagnosticar una deficiencia de magnesio mediante la prueba del análisis de sangre, ya que en la sangre se encuentra menos del 1% del magnesio y la mayor parte se almacena en huesos, músculos y tejidos.²

¿Qué puede provocar una carencia de magnesio?

Las investigaciones han demostrado que las personas físicamente activas corren un riesgo mayor de sufrir carencias de magnesio, y un estudio reveló que los deportistas que practican deportes de musculación, como la lucha o la gimnasia, son especialmente vulnerables a esta carencia.10,11

Puede que esto se deba a las consecuencias de mantener una restricción calórica severa durante largos periodos de tiempo, lo que puede provocar una carencia de magnesio.

Otros factores que también pueden provocar carencias de magnesio son los vómitos frecuentes, las enfermedades digestivas y el abuso del alcohol.

Periodos de vómitos

El magnesio se considera un electrolito, y como tal, puede perderse a través de los vómitos frecuentes y la sudoración excesiva.

Trastornos digestivos

Los trastornos gastrointestinales pueden provocar niveles bajos de ciertos nutrientes debido a la mala absorción de estos, normalmente como consecuencia de posibles daños en los intestinos.

Trastornos alimentarios

El síndrome de realimentación es otra de las causas que puede provocar carencias de magnesio. Este síndrome puede producirse como resultado de una realimentación rápida tras un periodo de desnutrición.

Abuso del alcohol

El consumo crónico de alcohol también se ha asociado a niveles bajos de electrolitos, como fosfato, potasio y magnesio.12,13 Se cree que la causa son las toxinas presentes en el torrente sanguíneo y el efecto diurético del alcohol.13,14

Beneficios del magnesio para la salud

El magnesio puede favorecer el rendimiento

El magnesio es especialmente importante para los deportistas, ya que interviene en las reacciones necesarias para la síntesis de proteínas, la producción de energía y la recuperación del estrés oxidativo.15

Los carbohidratos son la fuente principal de combustible del organismo, y durante el ejercicio físico aumenta su demanda. Las investigaciones han demostrado que el magnesio puede mejorar el rendimiento del ejercicio, ya que puede aumentar la disponibilidad de glucosa en los músculos, la sangre y el cerebro.16,17,18

El magnesio también puede evitar la acumulación de lactato en los músculos, ya que aumenta la tasa de eliminación de este, lo que se asocia a una mejora del rendimiento gracias a que retrasa la aparición del dolor y la fatiga muscular.16,19,20

El magnesio también puede mejorar la recuperación, lo que puede repercutir en el rendimiento físico. Un estudio reciente descubrió que la suplementación con magnesio ayudaba a reducir significativamente las agujetas y mejoraba la recuperación.21 Sin embargo, este no era un estudio a gran escala y se necesita más investigación en este campo para confirmar los mecanismos y las dosis adecuadas.

El magnesio puede favorecer el sueño

También se ha demostrado que el magnesio puede favorecer el sueño, sobre todo en las personas con insomnio, y se conocen varios mecanismos que pueden contribuir a ello.22

Como el magnesio contribuye al funcionamiento de los neurotransmisores, que envían señales a todo el sistema nervioso y el cerebro, puede ayudar a activar el sistema nervioso parasimpático, que nos ayuda a relajarnos y a desconectar.23 El magnesio también se une a los receptores del neurotransmisor ácido gamma-aminobutírico (GABA), que también ayuda a calmar la actividad cerebral.24

La melatonina es una hormona que ayuda a regular nuestro ciclo del sueño, y el magnesio, junto con las vitaminas del grupo B y el zinc, es un nutriente importante para su síntesis.25 Las deficiencias de magnesio se han relacionado con niveles más bajos de melatonina.26,27

En un estudio realizado a personas mayores, se observó que el grupo que tomó una dosis de 500 mg de magnesio tuvo unos niveles más altos de melatonina y experimentó mejoras significativas en la eficiencia y la calidad del sueño.26 La conclusión de que el magnesio puede mejorar los marcadores del insomnio ha sido respaldada por otros estudios.28

El magnesio puede favorecer la salud del corazón

La hipertensión (presión arterial alta) está directamente asociada a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, como infartos de miocardio e ictus, además de enfermedades renales e incluso afecciones más graves.29

Se ha asociado una dieta pobre en magnesio a un mayor riesgo de hipertensión, y algunos estudios han hecho hincapié en que los suplementos de magnesio pueden ayudar a reducir la presión arterial. Un metaanálisis reciente de más de 20.000 personas descubrió que el magnesio tiene un efecto significativo en la reducción de la presión arterial.30 Los mecanismos de este efecto siguen sin estar claros, pero se espera que pueda estar relacionado con la reducción del sodio y el calcio intracelulares, que aumentan la presión arterial y también desempeña un papel clave en la relajación de los vasos sanguíneos.31,32

Sin embargo, los datos sobre el uso de suplementos de magnesio para reducir la presión arterial son contradictorios, ya que algunos estudios sugieren que la combinación de magnesio y potasio junto a una ingesta baja de sodio puede ser más eficaz para reducir la presión arterial que el magnesio por sí solo.33

El consenso actual es que, pese a los prometedores resultados de algunos estudios, es necesario realizar más ensayos controlados aleatorizados para demostrar una relación directa entre el aumento de la ingesta de magnesio y la reducción de la presión arterial antes de que pueda considerarse su uso en personas hipertensas.

Si tienes alguna duda sobre tu tensión arterial, habla con tu médico de cabecera para recibir el asesoramiento adecuado.

El magnesio puede proteger los huesos y las articulaciones

Aproximadamente el 60% del magnesio total del cuerpo se almacena en los huesos.34 Los estudios han demostrado que el consumo de suplementos de magnesio puede mejorar la densidad mineral ósea, lo que puede ayudar a mantener los huesos fuertes durante el proceso de envejecimiento.35,36,37

En un estudio observacional que incluyó a más de 73.000 mujeres posmenopáusicas, que corren el riesgo de sufrir una reducción de la densidad ósea debido a la caída de estrógenos durante esta etapa, se observó que las que recibieron una dosis mayor de magnesio tenían una densidad ósea un 2-3% mayor que las mujeres que recibieron una dosis menor.38

El magnesio puede mejorar los dolores menstruales

El magnesio interviene en las contracciones musculares y puede ayudar a prevenir los calambres musculares. Estudios recientes han demostrado que también puede intervenir en la reducción de los síntomas del síndrome premenstrual, principalmente los calambres menstruales y la hinchazón.39 El magnesio puede ayudar a calmar el sistema nervioso y a reducir las prostaglandinas que causan el dolor menstrual, además de ayudar a relajar los músculos del útero.39,40,41

Un estudio descubrió que la ingesta combinada de suplementos de magnesio y de vitamina B6 funcionaba mejor que la ingesta de solo suplementos de magnesio, pero tanto el grupo que tomó la combinación de magnesio y B6 como el que tomó solo magnesio tuvo mejores resultados en la reducción de los síntomas del SPM que el grupo que tomó un placebo.42

fuentes de magnesio

 

Las mejores fuentes de magnesio

  • Aguacates
  • Judías y legumbres
  • Chocolate negro
  • Pescado
  • Frutos secos y semillas
  • Espinacas y otras verduras de hoja verde
  • Tofu
  • Cereales integrales

Los mejores suplementos de magnesio

Citrato de magnesio en polvo

El Citrato de Magnesio en polvo es una forma muy sencilla de aumentar la ingesta de magnesio y, además, es apto para veganos.

Zinc y Magnesio en comprimidos

El suplemento de Zinc y Magnesio en comprimidos contiene vitamina B6 y zinc, además de magnesio, lo que aporta aún más beneficios como el refuerzo del sistema inmune, la mejora de los niveles de energía y del mantenimiento del tejido óseo y muscular.

Descubre más sobre los suplementos de ZMA:

Mantequilla de cacahuete

Los frutos secos son una gran fuente de magnesio, y untar un poco de mantequilla de cacahuete en las tostadas o añadirla a las gachas de avena puede ayudarte a aumentar su ingesta.

Preguntas frecuentes sobre el magnesio

¿Cuál es el mejor momento para tomar magnesio?

El momento de la ingesta no es demasiado relevante, así que puedes tomarlo cuándo te resulte más cómodo. Si lo tomas en polvo, puedes añadirlo a un batido de proteínas, o si lo tomas en comprimidos, puedes tomarlo junto con cualquier otro suplemento.

¿Se pueden tomar suplementos de magnesio todos los días?

Sí, puedes tomar suplementos de magnesio todos los días, siempre que no superes la dosis recomendada.

¿Se puede tomar demasiado magnesio?

Sí, y en exceso puede provocar náuseas, diarrea y tensión arterial baja. Puede ser grave, así que es mejor no exceder la dosis recomendada y buscar asesoramiento profesional en el caso de poder estar experimentando alguno de estos síntomas.

Si tomas suplementos de magnesio, asegúrate de no sobrepasar la dosis diaria recomendada. El Ministerio de Sanidad y Asistencia Social dice que es improbable que el consumo de hasta 400 mg de magnesio procedente de los suplementos pueda causar efectos nocivos.43

¿Qué tipo de magnesio es mejor para dormir?

Existen varios tipos de magnesio en forma de suplemento, siendo los más comunes el citrato y el glicinato de magnesio. El citrato de magnesio es magnesio con ácido cítrico, y el glicinato de magnesio es magnesio con el aminoácido glicina. El glicinato de magnesio suele recomendarse para mejorar el sueño.44

¿Qué tipo de magnesio es mejor para después de hacer ejercicio?

El citrato de magnesio es el tipo de magnesio más biodisponible en forma de suplemento, lo que significa que es el más fácil de absorber por el organismo. También se ha demostrado que favorece la contracción y relajación muscular.45,46

¿El café reduce la absorción del magnesio?

Aunque el café no afecta directamente al magnesio, los taninos que contiene pueden disminuir su absorción. El consumo excesivo de cafeína también puede tener un efecto diurético y, por lo tanto, reducir los niveles de magnesio en el organismo.

Para evitar esta posible interacción, intenta no tomar los suplementos de magnesio con el café de la mañana.

Conclusión

El magnesio es un mineral que contribuye a muchas funciones del organismo, por eso es importante incluir alimentos ricos en magnesio en la dieta, como por ejemplo frutos secos, semillas y verduras de hoja verde.

Las personas físicamente activas corren un riesgo mayor de tener niveles bajos de magnesio, y un suplemento de magnesio podría ayudarles a mejorar su salud en general, además de su rendimiento y su recuperación.

¿Te ha gustado este artículo?

No te pierdas estos otros:

 

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

  1. United States Department of Health and Human Services, National Institutes of Health, Office of Dietary Supplements.
  2. Volpe SL.  (2013). Magnesium in disease prevention and overall health. Adv. Nutr; 4:378SY83.
  3. Volpe, S.L. (2015). Magnesium and the Athlete. Current sports medicine reports14(4), pp.279-283.
  4. de Sousa EF, Da Costa TH, Nogueira JA, Vivaldi LJ. (2008). Assessment of nutrient and water intake among adolescents from sports federations in the Federal District. Brazil. Br. J. Nutr; 99:1275Y83
  5. Juzwiak CR, Amancio OM, VitalleMS, et al. (2008). Body composition and nutritional profile of male adolescent tennis players. J. Sports Sci; 26:1209Y17.
  6. Killilea, D.W. and Maier, J.A., 2008. A connection between magnesium deficiency and aging: new insights from cellular studies. Magnesium Research21(2), pp.77-82
  7. Heaney S, O’Connor H, Gifford J, Naughton G. (2010). Comparison of strategies for assessing nutritional adequacy in elite female athletes’ dietary intake. Int. J. Sport Nutr. Exerc. Metab; 20:245Y56.
  8. Wierniuk A,Waodarek D. (2013). Estimation of energy and nutritional intake of young men practicing aerobic sports. Rocz. Panstw. Zakl. Hig; 64:143Y8.
  9. Czaja J, Lebiedzicska A, Marszaaa M, Szefer P. (2011). Evaluation for magnesium and vitamin B6 supplementation among Polish elite athletes. Rocz. Panstw. Zakl. Hig; 62:413Y8.
  10. Zalcman I, Guarita HV, Juzwiak CR, et al. (2007). Nutritional status of adventure racers. Nutrition; 23:404Y11
  11. Silva MR, Paiva T. (2014). Low energy availability and low body fat of female gymnasts before an international competition. Eur. J. Sport Sci; 16:1Y9.
  12. Noda Y, Iide K, Masuda R, et al. (2009). Nutrient intake and blood iron status of male collegiate soccer players. Asia Pac. J. Clin. Nutr; 18:344Y50.
  13. Imamura H, Iide K, Yoshimura Y, et al. (2013). Nutrient intake, serum lipids and iron status of colligiate rugby players. J. Int. Soc. Sports Nutr; 10:9.
  14. Clark M, Reed DB, Crouse SF, Armstrong RB. (2003). Pre- and post-season dietary intake, body composition, and performance indices of NCAA division I female soccer players. Int. J. Sport Nutr. Exerc. Metab; 13:303Y19.
  15. U.S. Department of Agriculture, Agricultural Research Service. USDA National Nutrient Database for Standard Reference, Release 25. Nutrient Data Laboratory Home Page, 2012.
  16. Rude RK. Magnesium. In: Coates PM, Betz JM, Blackman MR, Cragg GM, Levine M, Moss J, White JD, eds. (2010). Encyclopedia of Dietary Supplements. 2nd ed. New York, NY: Informa Healthcare:527-37.
  17. Rude RK. Magnesium. In: Ross AC, Caballero B, Cousins RJ, Tucker KL, Ziegler TR, eds. (2012). Modern Nutrition in Health and Disease. 11th ed. Baltimore, Mass: Lippincott Williams & Wilkins:159-75.
  18. Ranade VV, Somberg JC. (2001). Bioavailability and pharmacokinetics of magnesium after administration of magnesium salts to humans. Am J Ther;8:345-57.
  19. Firoz M, Graber M. (2001). Bioavailability of US commercial magnesium preparations. Magnes Res;14:257-62.
  20. Mühlbauer B, Schwenk M, Coram WM, Antonin KH, Etienne P, Bieck PR, Douglas FL. (1991). Magnesium-L-aspartate-HCl and magnesium-oxide: bioavailability in healthy volunteers. Eur J Clin Pharmacol;40:437-8.
  21. Lindberg JS, Zobitz MM, Poindexter JR, Pak CY. (1990). Magnesium bioavailability from magnesium citrate and magnesium oxide. J Am Coll Nutr;9:48-55.
  22. Walker AF, Marakis G, Christie S, Byng M. (2003). Mg citrate found more bioavailable than other Mg preparations in a randomized, double-blind study. Mag Res;16:183-91.
  23. Nielsen FH. (2010). Magnesium, inflammation, and obesity in chronic disease. Nutr. Rev; 68:333Y40
  24. Nielsen FH. (2014). Effects of magnesium depletion on inflammation in chronic disease. Curr. Opin. Clin. Nutr. Metab. Care; 17:525Y30
  25. Barbagallo, M., Belvedere, M. and Dominguez, L.J. (2009). Magnesium homeostasis and aging. Magnesium Research22(4), pp.235-246
  26. King, D.E., Mainous, A.G., Geesey, M.E., Egan, B.M. and Rehman, S., (2006). Magnesium supplement intake and C-reactive protein levels in adults. Nutrition research26(5), pp.193-196.
  27. Dickinson HO, Nicolson D, Campbell F, Cook JV, Beyer FR, Ford GA, Mason J. (2006). Magnesium supplementation for the management of primary hypertension in adults. Cochrane Database of Systematic Reviews: CD004640.
  28. Kass L, Weekes J, Carpenter L. (2012). Effect of magnesium supplementation on blood pressure: a meta-analysis. Eur J Clin Nutr;66:411-8.
  29. Itoh, K., Kawasaki, T. and Nakamura, M., (1997). The effects of high oral magnesium supplementation on blood pressure, serum lipids and related variables in apparently healthy Japanese subjects. British Journal of Nutrition78(05), pp.737-750
  30. Del Gobbo LC, Imamura F, Wu JHY, Otto MCdO, Chiuve SE, Mozaffarian D. (2013). Circulating and dietary magnesium and risk of cardiovascular disease: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. Am J Clin Nutr;98:160-73.
  31. Peacock JM, Ohira T, Post W, Sotoodehnia N, Rosamond W, Folsom AR. (2010). Serum magnesium and risk of sudden cardiac death in the Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) study. Am Heart J;160:464-70.
  32. Chiuve SE, Korngold EC, Januzzi Jr JL, Gantzer ML, Albert CM. (2011). Plasma and dietary magnesium and risk of sudden cardiac death in women. Am J Clin Nutr;93:253-60.
  33. Larsson SC, Orsini N, Wolk A. (2012). Dietary magnesium intake and risk of stroke: a meta-analysis of prospective studies. Am J Clin Nutr;95:362-6.
  34. Larsson SC, Wolk A. (2007). Magnesium intake and risk of type 2 diabetes: a meta-analysis. J Intern Med;262:208-14.
  35. Rodriguez-Moran M, Simental Mendia LE, Zambrano Galvan G, Guerrero-Romero F. (2011). The role of magnesium in type 2 diabetes: a brief based-clinical review. Magnes Res;24:156-62.
  36. Simmons D, Joshi S, Shaw J. (2010). Hypomagnesaemia is associated with diabetes: not pre-diabetes, obesity or the metabolic syndrome. Diabetes Res Clin Pract;87:261-6.
  37. Schulze MB, Schulz M, Heidemann C, Schienkiewitz A, Hoffmann K, Boeing H. (2007). Fiber and magnesium intake and incidence of type 2 diabetes: a prospective study and meta-analysis. Arch Intern Med;167:956–65.
  38. Dong J-Y, Xun P, He K, Qin L-Q. (2011). Magnesium intake and risk of type 2 diabetes: meta-analysis of prospective cohort studies. Diabetes Care;34:2116-22.
  39. Evert AB, Boucher JL, Cypress M, Dunbar SA, Franz MJ, Mayer-Davis EJ, Neumiller JJ, Nwankwo R, Verdi CL, Urbanski P, Yancy WS Jr. (2013). Nutrition therapy recommendations for the management of adults with diabetes. Diabetes Care;36:3821-42.
  40. Lima MDL, Cruz T, Pousada JC, Rodrigues LE, Barbosa K, Canguco V. (1998). The effect of magnesium supplementation in increasing doses on the control of type 2 diabetes. Diabetes Care;21:682-6.
  41. Rodriquez-Moran M, Guerrero-Romero F. (2003). Oral magnesium supplementation improves insulin sensitivity and metabolic control in type 2 diabetic subjects: a randomized double-blind controlled trial. Diabetes Care;26:1147-52.
  42. de Valk HW, Verkaaik R, van Rijn HJ, Geerdink RA, Struyvenberg A. (1998). Oral magnesium supplementation in insulin-requiring Type 2 diabetic patients. Diabet Med;15:503-7
  43. Rude RK, Singer FR, Gruber HE. (2009). Skeletal and hormonal effects of magnesium deficiency. J Am Coll Nutr;28:131–41
  44. Tucker KL. (2009). Osteoporosis prevention and nutrition. Curr Osteoporos Rep;7:111-7
  45. Mutlu M, Argun M, Kilic E, Saraymen R, Yazar S. (2007). Magnesium, zinc and copper status in osteoporotic, osteopenic and normal post-menopausal women. J Int Med Res;35:692-5.
  46. Institute of Medicine (IOM). Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes: Calcium, Phosphorus, Magnesium, Vitamin D and Fluoride. Washington, DC: National Academy Press, 1997.
  47. Aydin H, Deyneli O, Yavuz D, Gozu H, Mutlu N, Kaygusuz I, Akalin S. (2010). Short-term oral magnesium supplementation suppresses bone turnover in postmenopausal osteoporotic women. Biol Trace Elem Res;133:136-43.
  48. Matias, C.,N., Santos, D.A., Monteiro, C.P., Vasco, A.M., Baptista, F., Sardinha, L.B., Laires, M.J. and Silva, A.M., (2012). Magnesium intake mediates the association between bone mineral density and lean soft tissue in elite swimmers. Magnesium Research, 25(3), pp.120-125.
  49. Veronese N, Berton L, Carraro S, et al. (2014). Effect of oral magnesium supplementation on physical performance in healthy elderly women involved in a weekly exercise program: a randomized controlled trial. Am. J. Clin. Nutr; 100:974Y81.
  50. Musso, C.,G. (2009). Magnesium metabolism in health and disease. Int Urol Nephrol;41:357-62.
  51. McGuire JK, Kulkarni MS, Baden HP. (2000). Fatal hypermagnesemia in a child treated with megavitamin/megamineral therapy. Pediatrics;105:E18.
  52. Onishi S, Yoshino S. (2006). Cathartic-induced fatal hypermagnesemia in the elderly. Intern Med;45:207-10.
  53. Dunn CJ, Goa KL. (2001). Risedronate: A review of its pharmacological properties and clinical use in resorptive bone disease. Drugs;61:685-712.
  54. Arayne MS, Sultana N, Hussain F. (2005). Interactions between ciprofloxacin and antacids–dissolution and adsorption studies. Drug Metabol Drug Interact;21:117-29
  55. Kutsal E, Aydemir C, Eldes N, Demirel F, Polat R, Taspnar O, Kulah E. (2007). Severe hypermagnesemia as a result of excessive cathartic ingestion in a child without renal failure. Pediatr Emerg Care;23:570-2.

Traducido por Rubén Del Toro

Elle Kelly
Escritora y Experta
Ver el perfil de Elle Kelly
Elle Kelly is a registered dietitian specialising in eating disorders and disordered eating. Elle is also a registered sports dietitian with a MSc in applied sports nutrition, and currently combines her specialities to support recreational to elite level athletes to fuel their performance whilst improving their relationship with food in her own clinic, EK Nutrition. Elle is passionate about providing evidence-based information in a way that is accessible to everyone, and always wants to help filter though the nuance and myths that circulate within the health and fitness industry so that induvials can make informed decisions about their nutrition. Elle is a member of the BDA and HCPC, and regularly undertakes supervision and CPD courses to ensure that she keeps her skills and knowledge up to the highest standard to support her clients. Elle enjoys long distance running and dabbling in cross fit, is a passionate cook and loves to travel and explore new places.
myprotein