Nutrición

Alimentación sostenible | Cómo alimentarse de una forma más sostenible

Todos hemos visto los efectos del calentamiento global en nuestro planeta este año, así que no es de extrañar que muchos estemos interesados en empezar a elegir una alimentación sostenible.

Ser sostenible no es tan difícil como pueda parecer, de hecho, puede ser incluso más fácil que no serlo y únicamente requiere unos cambios que nos acercarán a una alimentación sostenible.

Estos son los consejos que te proponemos para empezar.

Alimentación sostenible

1. Come más vegetales

Puede parecer que todos tus amigos se están volviendo veganos, pero hay una buena razón tras esto y es por la sostenibilidad y el planeta.

En primer lugar, los vegetales ocupan bastante menos espacio que los animales. ¿Sabías que la ganadería ocupa el 80% del terreno agrícola del planeta? Pero solo nos proporciona el 20% de las calorías que consumimos.¹

Y, en segundo lugar, los vegetales necesitan mucha menos agua de la que se necesita para el cultivo y la limpieza de la carne, incluyendo los equipos de lavado y el riego del alimento que el ganado necesita para crecer.² Puede parecer que tenemos un suministro interminable de agua, pero nada más lejos de la realidad. Una mayor población mundial supone una mayor demanda de agua, lo que aumenta la competencia por el suministro de agua.

2. Revisa el pescado

Si comes pescado, comprueba que se cría de forma sostenible. Si prefieres el pescado salvaje, busca el sello azul del Consejo de Administración Marina, MSC (Marine Stewardship Council).

Muchos países proporcionan legislación sobre la pesca, evitando el riesgo de sobrepesca para que los peces puedan reproducirse a un ritmo que siga permitiendo la pesca. La certificación del MSC garantiza que la pesca se manipula cuidadosamente y se captura a un ritmo que es sostenible para su entorno.

3. Conoce tus residuos

¡Este es un tema de actualidad! Los residuos son un factor que afecta a tu huella sostenible tanto como los orígenes de tu comida. Nuestra elección a la hora de elegir los alimentos forma parte del ciclo de la sostenibilidad, y también incluye el destino final que damos a nuestros residuos.

Opta por alimentos que no estén empaquetados, puede resultar más fácil si compras en mercados agrícolas (consulta el consejo nº4). Muchos supermercados empiezan a ofrecer envases reutilizables para frutas y verduras, y también ofrecen la opción de que lleves tu propio envase para reducir los residuos.

Si no puedes elegir otra opción, busca envases que puedan ser reciclados o incluso que sean reutilizables. Puedes guardar el bote de mantequilla de cacahuetes y darle una segunda vida como maceta.

4. Compra productos de origen local

¡Este es el consejo más sencillo! Comprar alimentos cultivados localmente significa que los kilómetros y combustible necesarios para llevar la comida se reducen drásticamente. ¡Añade puntos de bonificación si además vas a comprar andando o en bici!

No solo estarás ayudando al medio ambiente con esta compra de alimentación sostenible, además tu comida será más fresca y sabrosa y disfrutarás de los alimentos de temporada.

5. … ¡o cultiva tu propia comida!

¡Qué no cunda el pánico! No hace falta ser experto en agricultura para añadir esto a la lista. Gracias a las bolsas de cultivo, los paquetes de inicio, las guías fáciles y una gran variedad de herramientas en el mercado, te garantizamos que recogerás tus propios tomates, calabacines o pak choi antes de que te des cuenta.

Son alimentos que puedes cultivar para satisfacer tus necesidades y, además, un pasatiempo saludable que te mantiene activo. ¿Qué más se puede pedir?

Conclusión

No tienes que seguir nuestros consejos al pie de la letra para convertirte en un experto en alimentación sostenible, pero pon en marcha al menos alguno de ellos y sin darte cuenta estarás llevando una vida más sostenible en muy poco tiempo.

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

Traducido por Rubén Del Toro


1. Ritchie, H. (2017) ¿Cuánta tierra del mundo necesitaríamos para alimentar a la población mundial con la dieta promedio de un país determinado? . Disponible en:  https://ourworldindata.org/agricultural-land-by-global-diets  (consultado el 25 de agosto de 2020) 

2. Mekonnen, MM y Hoekstra, AY (2010) ‘La huella hídrica verde, azul y gris de los animales de granja y productos animales’,  Valor del agua , 48 (1). 



Shannah Hatch

Shannah Hatch

Escritora y Experta

Shannah Hatch empezó su carrera de nutrición después de asistir a un taller de Farm to Fork. En la actualidad trabaja como trabajadora de refuerzo dietético, orientando y dando apoyo nutricional en el NHS. Anteriormente, Shannah también ha trabajado en el diseño de nuevos suplementos. Algunos de los métodos de aprendizaje que más le han ayudado son seguir a otros profesionales de la salud y asistir a charlas relacionadas con todo lo referente a la nutrición, como por ejemplo el vínculo entre nuestra dieta, las hormonas femeninas y el deporte. Shannah también ha trabajado muchas veces como voluntaria, como por ejemplo en bancos de alimentos, talleres de nutrición deportiva y participando en estudios de prueba. Tiene la esperanza de seguir despuntando en la industria, enseñando y colaborando con los demás para promover una buena nutrición. En su tiempo libre, a Shannah le gusta la escalada, el running y tocar el piano.


Descubre los descuentos del día 2X1 EN LISTA ESPECIAL CON MÁS DE 150 PRODUCTOS | SIN CÓDIGO 💪🏼