Embajadores

Conoce a Amelia | De profesora de educación física a campeona de media distancia

A veces, puede llegar a ser muy tentador renunciar a tus sueños y dejarte llevar por los demás. Es muy difícil renunciar a salir de fiesta con los amigos y levantarse temprano para entrenar.

Hay una línea muy fina que separa el compromiso y la dedicación con el total abandono.

Una muy buena atleta y aspirante a competir a nivel internacional estuvo a punto de tirar la toalla. Amelia, una corredora de media distancia y profesora de educación física, estuvo a punto de poner fin a su carrera deportiva.

Amelia dice: “La tasa de abandono de las mujeres es mucho más alta que la de los hombres, y hubo un momento en mi vida que lo viví en primera persona”.

Amelia

 

“Sentí que lo había perdido todo”

Tras un tiempo de desconexión, sus entrenamientos no fueron lo único que perdió, sino que también perdió parte de su identidad y el sentido de su vida.

“Sentí que lo había perdido todo; equipo, entrenadores, amigos… y sencillamente no tenía ninguna aspiración ni nada por lo que luchar”.

Pero, aunque algo significa tanto para nosotros, ¿por qué seguimos teniendo la tentación de abandonar? Para Amelia, su mayor tentación fue beber y salir de fiesta con los amigos.

“En ese momento era la novedad y me lo pasaba muy bien. Estaba de fiesta con todas mis amigas, había chicos… pero con el tiempo llegó la monotonía y empecé a echar de menos el deporte”.

¿Cómo decidió Amelia a qué dedicarse? Todo se redujo a una conversación que tuvo con su hermano.

 

“Si disfrutas con lo que haces, sabes que es lo que tienes que hacer”

Y lo hizo.

Ahora, Amelia entrena tres veces al día, lucha por el objetivo de competir algún día en la categoría reina y está muy orgullosa de contar con una medalla de oro por representar a su país.

“Retomé mi pasión por el deporte y me di cuenta de que no quiero dejarlo y de que esto es lo que quiero hacer con mi vida”.

Aunque estuvo a punto de tirar la toalla, Amelia agradece hoy en día aquella temporada de incertidumbre.

“Puedes verlo como una lección más de la vida. En realidad, se trata de superar mentalmente esa barrera y ser fuerte para poder ignorar las muchas distracciones y centrarte en lo que más te gusta, porque las distracciones siempre estarán ahí”.

 

“Hay que esforzarse mucho”

Que ahora sea más fuerte mentalmente no quiere decir que competir sea una tarea fácil para Amelia. Al igual que ocurre en cualquier otro deporte, para estar en lo más alto se necesitan muchas horas de entrenamiento y sacrificio.

“Hay que poner mucho empeño, determinación y trabajo para llegar a ese nivel”.

 

Conclusión

Amelia es la prueba de que perseguir tus sueños puede llevarte a lo más alto. Sin embargo, hay que quererlo de verdad y trabajar duro para conseguirlo.

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

Traducido por Rubén Del Toro



Evangeline Howarth

Evangeline Howarth

Escritora y Experta

Evangeline ha sido deportista de competición desde muy joven. Como profesora de vela en RYA, sabe lo importante que es cuidar la alimentación cuando se desempeñan deportes extremos y de resistencia, sobre todo gracias a su experiencia en el equipo olímpico del Reino Unido y como capitana y entrenadora de un equipo universitario.

En su tiempo libre, a Evangeline le gusta practicar el running y correr maratones. Los fines de semana la podrás encontrar o bien practicando deportes acuáticos o haciendo senderismo por alguna montaña. Por las noches le encanta realizar sus entrenamientos HIIT o entrenar pierna en el gimnasio y cenar algo picante con muchas verduras.

Descubre más sobre la vida de Evie aquí.