Nutrición

¿Qué es la dieta nórdica? Beneficios y desventajas

La dieta nórdica es un tipo de alimentación que enfatiza el consumo de ingredientes frescos y locales y promueve un estilo de vida saludable y sostenible. Esta dieta se basa en las dietas tradicionales de los países nórdicos: Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia y, al parecer, en estos países residen algunas de las poblaciones más sanas del mundo. En este artículo, explicaremos qué es exactamente la dieta nórdica, qué alimentos están permitidos y sus beneficios y desventajas.

Índice:

dieta nórdica

 

¿Qué es la dieta nórdica?


La dieta nórdica es como la dieta mediterránea, ya que ambas se basan en el estilo de alimentación de la población de una zona geográfica específica.

En el caso de la dieta nórdica, consiste en consumir alimentos integrales de origen local o consumidos tradicionalmente en Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, y se centra en el consumo de alimentos de temporada.

 

¿Qué alimentos están permitidos?


La dieta nórdica se basa en el consumo de alimentos básicos tradicionales de los países nórdicos, como por ejemplo patatas y otras hortalizas de raíz, bayas, cereales integrales, coles, manzanas, peras, avena, centeno, leche y leche fermentada. Muchos de estos alimentos nórdicos tradicionales se han asociado a diferentes beneficios para la salud.1,2

La dieta nórdica desaconseja el consumo de carne y, en su lugar, recomienda un mayor consumo de legumbres, que son una fuente de proteínas más respetuosa con el medio ambiente.³

Los países nórdicos también están perfectamente situados geográficamente para la pesca, por lo que el pescado y el marisco representan una parte importante de la dieta.3,4

A diferencia de la dieta mediterránea que recomienda el consumo de aceite de oliva, la dieta nórdica recomienda el aceite de colza (también conocido como aceite de canola). El aceite de colza es rico en grasas monoinsaturadas saludables y también contiene ácido alfa-linolénico, un ácido graso omega-3 de origen vegetal.

También recomienda el consumo de grasas generalmente más “suaves”, como las que se encuentran en las cremas para untar y la margarina de origen vegetal, limitar la sal a menos de 6 g al día y beber al menos 1,5 l de agua o líquido sin azúcar al día.5

 

Beneficios de la dieta nórdica


La dieta nórdica tiene muchos beneficios documentados, y algunos de ellos coinciden con los observados en estudios de la dieta mediterránea. Algunos de los beneficios de la dieta nórdica para la salud son, por ejemplo, un menor riesgo de enfermedades crónicas y de mortalidad.5

Puede que estos beneficios se deban al enfoque vegetal de la dieta, ya que tanto la dieta mediterránea como la nórdica recomiendan el consumo de más proteínas de origen vegetal y una mayor ingesta de frutas, verduras, cereales (especialmente cereales integrales), legumbres, frutos secos y semillas, todo ello limitando el consumo de carne roja y procesada.

Las dietas en las que predominan los alimentos de origen vegetal están relacionadas con muchos de estos beneficios y parece que son una estrategia sanitaria preventiva eficaz.6

Además, parece que el hecho de no consumir alimentos ultraprocesados y de reducir la ingesta de carne roja y sal explicaría el menor riesgo de enfermedades graves asociado a las personas que siguen la dieta.7,8

Por otra parte, parece que la combinación de una ingesta alta de calcio (procedente de los lácteos), omega-3 y proteínas contribuye a la buena salud física general y a la función cognitiva de las personas que la siguen, especialmente las de edad avanzada.9,10,11

 

Posibles desventajas


En cuanto a las desventajas, también se puede comparar la dieta mediterránea con la nórdica. Si nos fijamos en las directrices dietéticas y en los datos disponibles, no hay mucha diferencia entre ambas, aunque actualmente hay muchas menos investigaciones sobre la dieta nórdica.

También se podría argumentar que su alto contenido en pescado y marisco podría llevar a la sobrepesca, una desventaja que también se puede aplicar a la dieta mediterránea.

Otra posible desventaja podría ser el problema de abastecimiento de ciertas frutas, verduras y cereales fuera de la región nórdica (en especial por el énfasis en el consumo de alimentos locales y de temporada), aunque gracias al amplio abanico de productos disponibles en los supermercados en la actualidad, este no parece ser un problema.

El alto coste de la dieta puede ser otra desventaja, aunque es cierto que la mayoría de alimentos frescos son cada vez más caros, así que no parece muy probable que seguir la dieta nórdica sea mucho más caro que seguir cualquier otra dieta saludable.

Aparte de estas pequeñas desventajas, no parece que haya nada más que resaltar como posible desventaja. Es más, como todavía no se ha investigado mucho sobre esta dieta, podría tener muchos más beneficios que todavía no conocemos.

 

¿Puede ayudar a perder peso?


Todavía se necesita más investigación para poder afirmar con seguridad que la ciencia respalda la dieta para perder peso, pero teniendo en cuenta su similitud con la dieta mediterránea, debería ser más que posible perder peso con la dieta nórdica. Para perder peso a largo plazo es necesario mantener un déficit calórico, y esta dieta incluye muchos alimentos saciantes que no son demasiado calóricos.

 

Conclusión

La dieta nórdica es casi un calco de la dieta mediterránea, con la salvedad de que la principal fuente de grasa es el aceite de colza, en lugar del aceite de oliva, y de que la selección de frutas, verduras y cereales es ligeramente diferente.

Cualquier dieta que recomiende aumentar la ingesta de alimentos de origen vegetal y de pescado azul, y reducir la ingesta de alimentos ultraprocesados, puede merecer la pena probarla. El único problema de esta dieta podría ser la falta de investigación actual, pero eso se solucionará con el tiempo, con futuros estudios que nos darán una imagen más clara de sus posibles beneficios y desventajas.

¿Te ha gustado este artículo?

No te pierdas estos otros:

Los mejores alimentos con calcio para veganos

Nutrición

Los mejores alimentos con calcio para veganos

2022-09-02 13:15:42Por Monica Green

30 alimentos cetogénicos permitidos en la dieta keto

Nutrición

30 alimentos cetogénicos permitidos en la dieta keto

2022-04-08 10:00:47Por Claire Muszalski

Ayuno intermitente 16/8 | Protocolo de “lean gains”

Nutrición

Ayuno intermitente 16/8 | Protocolo de “lean gains”

2018-07-10 06:00:28Por Ruben del Toro

 

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

Traducido por Rubén Del Toro


  1. Akesson A, Andersen LF, Kristjánsdóttir AG, Roos E, Trolle E, Voutilainen E, et al. Health effects associated with foods characteristic of the Nordic diet: a systematic literature review. Food Nutr Res. (2013) 57:22790. doi: 10.3402/fnr.v57i0.22790
  2. Olsen A, Egeberg R, Halkjær J, Christensen J, Overvad K, Tjønneland A. Healthy aspects of the Nordic diet are related to lower total mortality. J Nutr. (2011) 141:639–44. doi: 10.3945/jn.110.131375
  3. Mithril C, Dragsted LO, Meyer C, Tetens I, Biltoft-Jensen A, Astrup A. Dietary composition and nutrient content of the New Nordic Diet. Public Health Nutr. (2012) 16:777–85. doi: 10.1017/S1368980012004521
  4. Bere E, Brug J. Towards health-promoting and environmentally friendly regional diets – a Nordic example. Public Health Nutr. (2008) 12:91–6. doi: 10.1017/S1368980008001985
  5. Krznarić, Ž., Karas, I., Ljubas Kelečić, D., & Vranešić Bender, D. (2021). The Mediterranean and Nordic Diet: A Review of Differences and Similarities of Two Sustainable, Health-Promoting Dietary Patterns. Frontiers in nutrition, 8, 683678. https://doi.org/10.3389/fnut.2021.683678
  6. Tuso, P. J., Ismail, M. H., Ha, B. P., & Bartolotto, C. (2013). Nutritional update for physicians: plant-based diets. The Permanente journal, 17(2), 61–66. https://doi.org/10.7812/TPP/12-085
  7. Theodoratou, E., Timofeeva, M., Li, X., Meng, X., & Ioannidis, J. (2017). Nature, Nurture, and Cancer Risks: Genetic and Nutritional Contributions to Cancer. Annual review of nutrition, 37, 293–320. https://doi.org/10.1146/annurev-nutr-071715-051004
  8. Jiménez-Cortegana, C., Iglesias, P., Ribalta, J., Vilariño-García, T., Montañez, L., Arrieta, F., Aguilar, M., Durán, S., Obaya, J. C., Becerra, A., Pedro-Botet, J., Sánchez-Margalet, V., & On Behalf Of The Cardiovascular Disease Working Group Of The Spanish Society Of Diabetes Sed (2021). Nutrients and Dietary Approaches in Patients with Type 2 Diabetes Mellitus and Cardiovascular Disease: A Narrative Review. Nutrients, 13(11), 4150. https://doi.org/10.3390/nu13114150
  9. Cuesta-Triana, F., Verdejo-Bravo, C., Fernández-Pérez, C., & Martín-Sánchez, F. J. (2019). Effect of Milk and Other Dairy Products on the Risk of Frailty, Sarcopenia, and Cognitive Performance Decline in the Elderly: A Systematic Review. Advances in nutrition (Bethesda, Md.), 10(suppl_2), S105–S119. https://doi.org/10.1093/advances/nmy105
  10. Martí Del Moral, A., & Fortique, F. (2019). Omega-3 fatty acids and cognitive decline: a systematic review. Omega-3 y deterioro cognitivo: una revisión sistemática. Nutricion hospitalaria, 36(4), 939–949. https://doi.org/10.20960/nh.02496
  11. Bauer, J., Biolo, G., Cederholm, T., Cesari, M., Cruz-Jentoft, A. J., Morley, J. E., Phillips, S., Sieber, C., Stehle, P., Teta, D., Visvanathan, R., Volpi, E., & Boirie, Y. (2013). Evidence-based recommendations for optimal dietary protein intake in older people: a position paper from the PROT-AGE Study Group. Journal of the American Medical Directors Association, 14(8), 542–559. https://doi.org/10.1016/j.jamda.2013.05.021


Claire Muszalski

Claire Muszalski

Dietista Registrada

Claire es una dietista registrada mediante la Academia de Nutrición y Dietética y entrenadora de salud y bienestar certificada por el Consorcio Internacional del Entrenamiento de Salud y Bienestar. Tiene la carrera de biología y un master en dietética clínica y nutrición de la universidad de Pittsburgh.

Hablar y escribir sobre la alimentación y mantenerse en forma es parte de la vida de Claire, es algo que le llega al corazón y le encanta ayudar a otras personas a conseguir sus objetivos de salud y bienestar a partir de su propia experiencia.

Claire también es monitora certificada de Ciclo Indoor y le apasiona esa inyección de energía física y mental que le proporciona cada carrera y las clases de yoga. Cuando no está entrenando, se dedica a ayudar a los equipos deportivos de su ciudad natal en Pittsburgh o prepara deliciosas recetas para su familia.

Descubre más sobre la experiencia de Claire aquí.