Entrenamiento

Potenciadores de testosterona | ¿Realmente funcionan?

La testosterona es una potente hormona anabólica que, consumida en dosis lo suficientemente grandes, puede modificar tu composición corporal. Ganar masa muscular y eliminar grasa es el santo grial de los amantes de las pesas y, si a eso le sumamos que aumenta la libido, entenderemos por qué mucha gente quiere aumentar la testosterona. Entonces, ¿funcionan los potenciadores de testosterona? ¿Cuáles son los mejores?

En este artículo encontrarás:

¿Qué son los potenciadores de testosterona?

¿Necesitas aumentar la testosterona?

Los 5 potenciadores de testosterona más populares

¿Funcionan los potenciadores de testosterona?

Efectos secundarios

Qué son los potenciadores de testosterona

¿Qué son los potenciadores de testosterona?


Los potenciadores de testosterona son suplementos que se cree que ayudan a aumentar los niveles de testosterona del cuerpo. Normalmente son compuestos naturales como los extractos de hierbas y se han utilizado en la medicina tradicional.1 Algunos ejemplos de estos son el tribulus terrestris y el Ginseng (Eurycoma longifolia Jack).

También hay suplementos más tradicionales que, debido a su amplia gama de beneficios holísticos, pueden ayudar a mantener la producción de testosterona.

¿Necesitas aumentar la testosterona?


Se ha demostrado que aumentar los niveles de testosterona aumenta la masa muscular, mejora la fuerza y reduce la grasa corporal.2 Cuanto más altos son los niveles de testosterona, más visibles se vuelven estos efectos.3

En hombres sanos con unos niveles de testosterona “normales”, actualmente todavía no está clara la evidencia para aumentar la testosterona que se encuentra dentro de ese rango “normal”.4

Sin embargo, hay algunos factores que pueden afectar a su producción y hacer que los niveles de testosterona caigan por debajo de lo que se considera “normal”.

En este caso, hay descubrimientos esperanzadores de que algunos suplementos pueden ayudar a aumentar la testosterona a unos niveles normales.1

Este puede ser el caso de hombres en proceso de envejecimiento, ya que la testosterona disminuye de forma natural a medida que envejecemos.5 La testosterona consigue su pico máximo a los 30 años aproximadamente y, a partir de ese momento, se pierde entre el 1-2% cada año.5

Además, el sobreentrenamiento 6, los períodos de estrés crónico 7, la falta de sueño, la pérdida de peso extrema 8 (especialmente al seguir una dieta baja en grasas) 9 y las enfermedades a largo plazo,10 pueden reducir los niveles de testosterona.

Los signos de que puedes tener niveles bajos de testosterona son: ausencia de mejora o pérdida de fuerza y masa muscular, aumento de la grasa corporal, falta de vitalidad, falta de libido y una disminución del estado de ánimo.2

En tales casos, es aconsejable buscar consejo médico. Sin embargo, cabe la posibilidad de aumentar los niveles bajos de testosterona con ciertos suplementos.

Cinco de los potenciadores de testosterona más populares


1. Ácido D-Aspártico

El Ácido D-Aspártico (DAA) es un aminoácido presente en los tejidos reproductivos y juega un papel en la regulación hormonal.11

El encargado de regular la testosterona del cuerpo es el eje hipotalámico-pituitario-gonadal (HPG), una red por la que se comunican los sistemas neural y reproductivo del cuerpo.12 Se ha demostrado que aumentar la cantidad de DAA en lugares clave como el hipotálamo, la glándula pituitaria y los testículos, mejora la producción de testosterona.11

En un estudio donde los hombres con niveles bajos de testosterona y sin experiencia en los entrenamientos consumieron 3 g de DAA durante 12 días, los niveles de testosterona aumentaron en un 42%.11

Sin embargo, en hombres con niveles normales de testosterona y con dos años de experiencia en los entrenamientos, el Ácido D-Aspártico no ha mostrado un aumento en las ganancias musculares o la fuerza.13

De hecho, el Ácido D-Aspártico ha mostrado efectos negativos en aquellos con experiencia en los entrenamientos (demostrada con un press de banca con un peso en relación a su peso corporal). Las adaptaciones neurales requeridas para aumentar la fuerza se redujeron al tomar una dosis de 6 g al día.13

Resumen

El Ácido D-Aspártico puede tener potencial si no tienes experiencia en los entrenamientos o si tienes los niveles de testosterona bajos, en cuyo caso, 3 g al día sería una dosis adecuada. Sin embargo, si ya llevas un tiempo entrenando, probablemente el Ácido D-Aspártico no sea una muy buena opción a tener en cuenta, ya que se ha demostrado que ejerce un potente efecto debilitante en el aumento de fuerza.

2. Tribulus Terrestris

El tríbulus terrestris (TT) ha sido uno de los potenciadores de testosterona populares en los últimos tiempos. El TT es un extracto de hierbas utilizado en la medicina tradicional griega, china e india. Las afirmaciones de su potencial para aumentar la libido pueden explicar de alguna forma su popularidad.14

Se cree que la forma del TT para mejorar los niveles de testosterona es aumentar la actividad de los receptores androgénicos (una proteína que se une a la testosterona) en el cerebro. Esto hace que el cerebro libere más hormona luteinizante (LH). A su vez, la LH estimulará una mayor producción de testosterona en los testículos y, por lo tanto, elevará los niveles séricos de testosterona.14

En cualquier caso, esa es la teoría. Sin embargo, la mayoría de las pruebas que pueden alentar el uso de TT se han realizado en estudios con animales como ratas y primates. Incluso en esos casos, los datos no son concluyentes.14

En los ensayos clínicos realizados en humanos, hasta el momento hay muy poca evidencia que sugiera que el TT mejorará la testosterona de alguna forma significativa.14

3. Ginseng (Eurycoma longifolia Jack)

El ginseng recibe varios nombres diferentes según la región (Ginseng de Malasia, Tongkat Ali y Tung Saw) y es una planta medicinal popular.15

La forma en que potencialmente puede aumentar los niveles de testosterona es aumentando la velocidad a la que la testosterona libre se libera de su hormona fijadora, la globulina fijadora de hormonas sexuales.15

En un estudio realizado en hombres de edad avanzada con niveles de testosterona bajos, 200 mg de Ginseng al día durante un mes ayudaron a restablecer los niveles de testosterona bajos a la normalidad.15

También hay evidencia que muestra que el Ginseng puede mejorar el perfil de la hormona del estrés, como por ejemplo, la relación entre el cortisol y la testosterona.16 Básicamente, se reducen los niveles de cortisol (también conocido como la hormona del estrés) y aumentan los niveles de testosterona.

Estos efectos se descubrieron en un estudio que investigó el efecto de 200 mg de Ginseng sobre el estrés y el estado de ánimo en hombres y mujeres con un estrés moderado. Curiosamente, el estudio también mostró que el Ginseng redujo la tensión, la confusión y la ira.

Por lo tanto, la suplementación con Ginseng puede ayudar a reducir el riesgo de que los niveles de testosterona caigan a causa del estrés psicológico.

Resumen

El Ginseng es una planta medicinal popular que potencialmente podría aumentar los niveles de testosterona en hombres de edad avanzada con niveles bajos de testosterona. También podría estar implicado en la reducción de los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y se sabe que reduce el estrés, la confusión y la ira tanto en hombres como en mujeres.

4. Vitamina D

La vitamina D proporciona una amplia gama de beneficios para el cuerpo, ya que se le considera necesaria para las funciones corporales normales en lugar de ser solo un suplemento para los niveles de testosterona.

Puesto que las enzimas productoras de vitamina D se encuentran en los testículos, se ha sugerido que la vitamina D puede desempeñar un papel en la producción de hormonas reproductivas masculinas como la testosterona.18

Se ha encontrado evidencia de que, la suplementación con vitamina D a largo plazo ayudó a aumentar los niveles de testosterona en hombres con sobrepeso que intentaron perder peso durante un período de 12 meses.19

Sin embargo, los estudios posteriores todavía no han respaldado esto y la evidencia de que la vitamina D aumenta los niveles de testosterona en hombres sanos es bastante débil.20

Aunque a través de la dieta podemos encontrar una pequeña cantidad de vitamina D, la mayoría de nuestra vitamina D proviene de la exposición a la luz solar.21 Viviendo en países con climas generalmente nublados y lluviosos, incluso en los meses de verano, la ingesta de vitamina D puede ser limitada.21 Esto quiere decir que, independientemente de su efecto sobre la producción de testosterona, puede valer la pena la suplementación con vitamina D.

5. ZMA

El ZMA está compuesto de aspartato de monometionina de zinc, aspartato de magnesio y vitamina B6. A causa de unos niveles bajos de zinc y magnesio que conducen a una caída de la producción de testosterona, la teoría es que la suplementación con ZMA puede ayudar a aumentar los niveles de testosterona.22

El zinc y el magnesio también se pierden a través del sudor, por lo que, si entrenas a una intensidad alta de forma regular, puedes sufrir unos niveles bajos de zinc y magnesio y, posiblemente, una posterior caída en la producción de testosterona.23

La evidencia de esto, sin embargo, sigue siendo incluyente. El único estudio que demostró que el ZMA aumenta los niveles de testosterona se realizó en jugadores jóvenes de fútbol americano de nivel universitario.24 Se descubrió que aumentaron la testosterona libre y total tras 8 semanas de suplementación con ZMA durante la pretemporada. Sin embargo, otros estudios no lo han respaldado.22

Una forma menos directa en la que el ZMA puede contribuir con la testosterona es a través del impacto que puede tener en el sueño. Se ha demostrado que el zinc, un componente del ZMA, mejora potencialmente la duración y la calidad del sueño debido a su papel en el sistema nervioso central.25

Esto puede ser importante, ya que la falta de sueño puede reducir los niveles de testosterona.8 Un estudio que analizó la comparación entre 8 y 5 horas de sueño mostró que dormir 5 horas cada noche redujo los niveles de testosterona en un 10-15%.8

Por lo tanto, la suplementación con ZMA puede aumentar los niveles de testosterona si sufres de falta de sueño.

Funcionan los potenciadores de testosterona

¿Funcionan los potenciadores de testosterona?


Pese al atractivo de los extractos de hierbas como la cura milagrosa para acelerar el crecimiento muscular, hay poca evidencia que demuestre que los suplementos potenciadores de testosterona tengan un gran impacto.

Una forma mucho más potente de aumentar la testosterona es siguiendo una dieta saludable, dormir lo suficiente y realizar entrenamientos de resistencia a largo plazo.

Efectos secundarios de los potenciadores de testosterona


Aunque los potenciadores de testosterona causan poco impacto en la testosterona, una cantidad excesiva puede ser peligrosa. Ha habido numerosos casos de lesión renal y hepática y dolor abdominal.26

Conclusión

Entonces, ¿los potenciadores de testosterona funcionan? Aunque es poco probable que consigas cambios notables en tu cuerpo teniendo unos niveles saludables de testosterona, puede que haya algunos casos en los que un potenciador de testosterona pueda ayudar a mantener la producción e incluso restaurar los niveles bajos a niveles normales.

Los potenciadores de testosterona y otros suplementos holísticos pueden ayudar a mejorar los niveles de estrés, lo que podría ser particularmente beneficioso ante episodios de estrés.

Consumir dosis extremas de potenciadores de testosterona puede ser peligroso y hay informes de cantidades adecuadas.

La mejor forma de aumentar la testosterona es realizando entrenamientos de resistencia a largo plazo en combinación con una dieta saludable y una buena calidad del sueño.

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

Traducido por Rubén Del Toro


1. Gunnels, T. y Bloomer, R. (2014). Aumento de la testosterona circulante: impacto de los suplementos dietéticos a base de hierbas. Revista de Bioquímica y Fisiología Vegetal , 2 (2).

2. Tyagi V., Scordo M., Yoon RS, Liporace FA, Greene LW Revisando el papel de la testosterona: ¿nos estamos perdiendo algo? Revista de Urología . 2017; 19 (1): 16–24.

3. Bhasin, S., Woodhouse, L., Casaburi, R., Singh, A., Bhasin, D., Berman, N., Chen, X., Yarasheski, K., Magliano, L., Dzekov, C ., Dzekov, J., Bross, R., Phillips, J., Sinha-Hikim, I., Shen, R. y Storer, T. (2001). Relaciones de dosis-respuesta de testosterona en hombres jóvenes sanos. American Journal of Physiology-Endocrinology and Metabolism , 281 (6), págs. E1172-E1181.

4. Melville, G., Siegler, J. y Marshall, P. (2015). Suplementación de tres y seis gramos de ácido d-aspártico en hombres entrenados en resistencia. Revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva , 12 (1).

5. Araujo AB, Wittert GA: Endocrinología del hombre que envejece. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab 2011, 25 (2): 303–19.

6. Cadegiani, F. y Kater, C. (2017). Aspectos hormonales del síndrome de sobreentrenamiento: una revisión sistemática. BMC Ciencias del Deporte, Medicina y Rehabilitación , 9 (1).

7. BERNTON, E., HOOVER, D., GALLOWAY, R. y POPP, K. (2006). Adaptación al estrés crónico en aprendices militares. Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York , 774 (1), pp.217-231.

8. Leproult, R. (2011). Efecto de 1 semana de restricción del sueño sobre los niveles de testosterona en hombres jóvenes y sanos. JAMA , 305 (21), p.2173

9. Luppa, P., Munker, R., Nagel, D., Weber, M. y Engelhardt, D. (1991). Andrógenos séricos en pacientes de cuidados intensivos: correlaciones con hallazgos clínicos. Endocrinología clínica , 34 (4), pp. 305-310.

10. Topo, E., Soricelli, A., D’Aniello, A., Ronsini, S. y D’Aniello, G. (2009). El papel y el mecanismo molecular del ácido D-aspártico en la liberación y síntesis de LH y testosterona en humanos y ratas. Biología reproductiva y endocrinología , 7 (1), p.120

11. Melville, G., Siegler, J. y Marshall, P. (2017). Los efectos de la suplementación con ácido d-aspártico en hombres entrenados en resistencia durante un período de entrenamiento de tres meses: un ensayo controlado aleatorio. PLOS ONE , 12 (8), p.e0182630.

12. Kaprara, A. y Huhtaniemi, I. (2018). El eje hipotálamo-hipófisis-gónadas: cuentos de ratones y hombres. Metabolism , 86, pp.3-17.

13. Qureshi, A., Naughton, D. y Petroczi, A. (2014). Una revisión sistemática sobre el extracto de hierbas Tribulus terrestrisand las raíces de su efecto afrodisíaco putativo y el efecto de mejora del rendimiento. Journal of Dietary Supplements , 11 (1), pp.64-79.

14. Tambi MI, Imran MK, Henkel RR: extracto estandarizado soluble en agua de Eurycoma longifolia, Tongkat ali, como refuerzo de testosterona para el tratamiento de hombres con hipogonadismo de inicio tardío. Andrologia. 2012, 44 (Supl. 1): 226–30.

15. Talbott, S., Talbott, J., George, A. y Pugh, M. (2013). Efecto de Tongkat Ali sobre las hormonas del estrés y el estado de ánimo psicológico en sujetos con estrés moderado. Revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva , 10 (1).

16. Owens, D., Allison, R. y Close, G. (2018). La vitamina D y el atleta: perspectivas actuales y nuevos desafíos. Medicina deportiva , 48 (S1), pp.3-16.

17. Blomberg Jensen, M. (2012). Metabolismo de la vitamina D, hormonas sexuales y función reproductiva masculina. REPRODUCCIÓN , 144 (5), p.647.

18. Seftel, A. (2011). Re: Efecto de la suplementación con vitamina D en los niveles de testosterona en hombres. Journal of Urology , 186 (1), págs. 239-240.

19. Lerchbaum, E., Pilz, S., Trummer, C., Schwetz, V., Pachernegg, O., Heijboer, A. y Obermayer-Pietsch, B. (2017). Vitamina D y testosterona en hombres sanos: un ensayo controlado aleatorio. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism , 102 (11), págs. 4292-4302

20. Él CS, Aw Yong XH, Walsh NP, et al. ¿Existe un estado óptimo de vitamina D para la inmunidad en atletas y personal militar? Exerc Immunol Rev. 2016; 22: 42–64.

21. Wilborn, C., Kerksick, C., Campbell, B., Taylor, L., Marcello, B., Rasmussen, C., Greenwood, M., Almada, A. y Kreider, R. (2004). Efectos de la suplementación con aspartato de zinc y magnesio (ZMA) sobre adaptaciones de entrenamiento y marcadores de anabolismo y catabolismo. Revista de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva , 1 (2

22. Cordova A, Navas FJ: Efecto del entrenamiento sobre el metabolismo del zinc: cambios en las concentraciones de zinc en suero y sudor en deportistas. Ann Nutr Metab. 1998, 42: 274–282. 10.1159 / 000012744.

23. Brilla LR, Conte V: Efectos de una nueva formulación de zinc-magnesio sobre las hormonas y la fuerza. J Exerc Physiol en línea. 2000, 3: 26–36

24. El zinc dietético actúa como un modulador del sueño. (2017) Revista Internacional de Ciencias Moleculares , 18 (11), p.2334.

25. Abdulrahman A. Efecto del caso clínico de los potenciadores de testosterona en las funciones corporales: caso clínico. Int J Heal Sciences 2018; 12: 83-87.



Liam Agnew

Liam Agnew

Nutricionista deportivo y entrenador personal

Liam es un nutricionista deportivo certificado por la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva y forma parte del registro Sport and Exercise Nutrition de la Asociación Británica de Dietética. Tiene la carrera de Ciencias del Deporte y la Actividad Física y una diplomatura de Nutrición Deportiva de la ISSN.

Liam es un entrenador personal que cuenta con una gran experiencia a sus espaldas y ayuda a sus clientes a conseguir sus objetivos deportivos con sencillos pero prácticos consejos.

En su tiempo libre, Liam ha participado en muchas competiciones de levantamiento de pesas y le gusta disfrutar del senderismo, el fútbol y probar nuevas recetas en la cocina. Descubre más sobre la vida de Ian aquí.


Especial Aminos y Píldoras! 🏁 45% de DESCUENTO TODOS | Sin Código ¡En todos tus Favoritos! 💪🏼