Nutrición

10 hábitos para un estilo de vida saludable

Aunque a lo largo de nuestra vida hayamos escuchado una gran cantidad de consejos o hábitos saludables, es conveniente distinguir cuáles de ellos pueden ayudarnos y cuáles no.

En esta entrada de nuestro blog te detallamos 10 hábitos que realmente pueden ayudarte a llevar un estilo de vida saludable.

 


1. Beber más agua


Mucha gente cree que bebe una cantidad correcta de agua cuando esto en realidad no es así. Beber alrededor de 2 litros de agua en personas sedentarias y 1’5 mililitros / kcal en personas más activas (para compensar las pérdidas debidas al aumento de la frecuencia respiratoria y a la sudoración) puede ayudar a evitar problemas como la tensión arterial baja, la deshidratación y los posibles golpes de calor que son más frecuentes de lo que creemos en verano.

beber agua es saludable


2. Realizar ejercicio de alta intensidad


El ejercicio de alta intensidad está siendo muy estudiado últimamente por la gran cantidad de beneficios que reporta, como la disminución del riesgo de sufrir osteoporosis por el estrés óseo que provoca o la quema de calorías que se ve aumentada incluso cuando no estamos realizando deporte.

 


3. Comer más fruta y verdura


Aunque parece muy obvio, a pesar de que en la pirámide alimentaria están en la base los granos, las harinas y las patatas, en realidad las frutas y las verduras son alimentos más recomendables para una sociedad que tiende a la obesidad y que por ello necesitaría disminuir su consumo calórico consumiendo alimentos como estos.

 


4. Relacionarte con personas de tu entorno


Relacionarte con personas de tu entorno y no aislarte socialmente puede ayudarte a mantener tu cerebro activo y estimulado, disminuyendo el riesgo de sufrir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Además te servirá para evitar el estrés que puede producirte el día a día.

 


5. Comer más pescado graso


El pescado graso o azul está entre las mejores (si no es la mejor) fuentes de omega 3, una familia de ácidos grasos poliinsaturados muy implicados en el desarrollo y el mantenimiento cerebral o en la prevención de enfermedades cardíacas como la aterosclerosis y la hipertensión arterial.

 


6. Moverte más


Aunque parece un clásico, a lo largo del día nos movemos menos de lo que creemos porque hemos desarrollado unos hábitos de vida sedentarios que juegan en contra de nuestra salud. Dejar a un lado el coche y el ascensor puede ayudarte a quemar una cantidad mayor de calorías, mejorar la circulación de tus articulaciones y evitar que tus fibras musculares se atrofien, es decir, que pierdan su tamaño y consistencia por la falta de uso.

ejercicios-saludables


7. Acostarte más temprano


Acostarte más temprano puede hacer que te levantes de mejor humor y que adaptes tu cuerpo a los ritmos circadianos que rigen el sueño y la vigilia. Además notarás como aprovechas en mayor medida el día y es probable que consumas una cantidad menor de calorías, ya que la leptina, que es la hormona que regula la saciedad, está menos elevada por la noche.

Hacer uso de suplementos para dormir mejor puede ayudarte a regular tus ritmos circadianos y hormonales adaptándolos para que descanses de forma óptima.

 


8. Reservar cierto tiempo para el ocio


El estrés genera cortisol, una hormona causante de la inhibición de la lipólisis, es decir la quema de grasa. Si nuestros niveles de cortisol a causa del estrés son muy altos, seremos menos eficientes a la hora de utilizar nuestras reservas de grasa como combustible metabólico, y en su lugar se producirá la proteólisis, que es el proceso por el cual degradamos nuestras proteínas musculares para producir energía.

Dedicar parte de nuestro tiempo a divertirnos y relajarnos puede evitar en gran medida que aumentemos nuestros niveles de cortisol, por lo que es muy recomendable reservar ciertos espacios de tiempo para dedicárnoslos a nosotros mismos.

 


9. Evitar productos excesivamente procesados


Los productos excesivamente procesados suelen traer consigo una gran cantidad de conservantes, aditivos, sal y azúcares simples y refinados, y en su lugar pierden gran parte del contenido mineral y vitamínico a causa de la gran cantidad de modificaciones industriales que sufren.

Por lo general, cuanto más parecido sea un producto al que podemos encontrar de forma natural, mucho mejor.

 


10. Estar al día en cuanto al ámbito de la salud


 La nutrición y la fisiología son dos ciencias que se hallan en continuo cambio, de forma que muchas investigaciones se contradicen entre ellas, por lo que es conveniente actualizarse continuamente.

Además, es muy recomendable elegir fuentes fiables y de confianza.

actividades-saludables

 

Escrito por Guille Andreu Robles

Canal de YouTube: The Fit Club

 

Obtenga mejores resultados con estos productos Myprotein:


Myprotein

Myprotein

Escritora y Experta


¿Quieres enterarte de las ofertas más exclusivas? Únete al grupo de Whatsapp 📲 de Myprotein ✅ ¡Suscríbete!