0
Cesta

No hay artículos en tu cesta actualmente

Nutrición

¿Eres intolerante a la lactosa?

¿Eres intolerante a la lactosa?

¿Sufres constantemente de gases, dolor abdominal, hinchazón del estómago o diarreas? Quizás seas intolerante a la lactosa y no lo sepas. Pero no te preocupes ya que perteneces al 45% de los adultos que tienen problema en digerir la lactosa y hay muchas maneras de llevar tu dieta sin que te afecte en tu día a día.

Si crees que puedes ser intolerante o si eres un curioso del tema, ¡Presta atención!

 


¿Qué es la lactosa?


La lactosa es el azúcar de la leche que no puede absorberse y pasa a la sangre directamente desde el tracto digestivo; debe previamente descomponerse en el intestino delgado mediante la acción de una enzima denominada lactasa, para liberar glucosa o lactosa.

 


¿Por qué somos intolerantes a la lactosa y cuáles son sus principales síntomas?


intolerante a la lactosaSi carecemos de la enzima llamada lactasa no digeriremos bien la lactosa que pasará al intestino grueso dónde será consumida a nivel bacteriano, provocando problemas gastrointestinales y pérdidas del equilibrio hídrico (balance normal del agua corporal) que pueden ir acompañada con diarrea. Las bacterias al consumir lactosa producen ácidos y gases que causan hinchazón, calambres y flatulencia.

 


Otros síntomas que quizás no conozcas


Todo el mundo que ha oído hablar de la intolerancia a la lactosalactosa lo relaciona directamente con el estómago, pero no es el único lugar del cuerpo donde se dan sus síntomas, ya que al existir una alteración de las mucosas intestinales también pueden producirse una serie de síntomas inespecíficos en cualquier parte del cuerpo.

Alguno de ellos son:

  • Abatimiento
  • Cansancio
  • Dolores extremidades
  • Problemas cutáneos
  • Nerviosismo
  • Trastornos del sueño

 


¿Existen diferentes tipos de intolerancia?


Sí, no todas las intolerancias son iguales, podemos encontrar tres diferentes tipos de intolerancia.

 

  1. Intolerancia primaria genética

Genética, progresiva e incurable. Más del 70% de la población mundial padece esta intolerancia. En este tipo de intolerancia no existe curación posible porque el individuo no recupera la enzima y los síntomas sólo se alivian con la suspensión o disminución de los productos lácteos en la dieta.

 

  1. Intolerancia secundaria

Esta tipo de intolerancia es temporal y curable. La disminución de la producción de la lactosa es secundaria, ya que está provocada por un daño intestinal temporal, proveniente de una enfermedad intestinal, malnutrición, operaciones quirúrgicas del intestino delgado, la toma de ciertos antibióticos, etc. Una vez la persona está curada y cuando la mucosa intestinal se ha regenerado, desaparece la intolerancia a la lactosa.

 

  1. Intolerancia congénita o hipolactasia congénita

Genética, de nacimiento e incurable. Esta es una forma muy rara de intolerancia, provocada por un defecto congénito o genético. Se han detectado muy pocos casos en el mundo, la mayoría de ellos en Finlandia. Es imprescindible que la persona afectada lleve a cabo una dieta con un bajo contenido en lactosa, para evitar lesiones y complicaciones graves en su desarrollo.

 


¿En qué edad suele aparecer la intolerancia? 


No tiene una edad determinada, en cualquier etapa podemos comenzar a presentar problemas para digerir los alimentos lácteos, ya que un déficit de la enzima encargada de digerir la lactosa, puede estar relacionada con numerosas causas como el consumo de antibióticos para paliar los efectos de cualquier virus, o con tratamiento a través de radiaciones.

leche

 


Soy intolerante y me encanta la leche ¿Qué puedo hacer?


No te preocupes, si comienzas a tener los síntomas mencionados y crees que pueden provenir de la leche, no es necesario que la suprimas de forma radical en tu dieta, solo deberás reducirla.

Las personas que padecen este problema pueden consumir leche en pequeñas cantidades (no pasar de un vaso al día), se aconseja beber leche en un comida del día ya que se reducen los problemas digestivos en un 70% de las personas afectadas. También existe la posibilidad de consumir algún tipo de leche sin lactosa del supermercado, que cada vez son más las marcas que las comienzan a producir.

También se ha encontrado que se mejora la tolerancia a la lactosa al consumir productos lácteos con un menor contenido en lactosa (requesón, yogur o queso curados). Cuando se tiene este problema, es mejor tomar la leche mezclada con cereales o utilizarla para cocinar, antes que beberla sola.

 


Fuentes


  • Gerardo J., Córdova A., Gonzalez J., Garrido G. y Villegas J (2010)  “Nutrición del deportista” Editorial Gymnos, Madrid.

 


Escrito por Aitor Ferrón – Embajador My Protein España

Nuestros artículos están redactados con fines educativos e informativos, jamás deberán tomarse como una consulta médica. Si fuera necesario, en su lugar visite a su médico o a un profesional antes de comenzar a utilizar suplementos o hacer cambios en su dieta.

No hay etiquetas para el post



Myprotein

Myprotein

Escritora y Experta


Mínimo 40% de descuento garantizado ¡Comprar!🔔