Nutrición

¿Es malo el Aceite de Coco? | ¿Qué Piensas tú?

¿Es malo el aceite de coco? El reciente estudio de la American Heart Association ha generado una gran confusión sobre el impacto negativo de las grasas saturadas en nuestro organismo y el peor parado en este estudio ha sido el aceite de coco.

La controvertida publicación de la AHA lleva una semana en su web y hace dos o tres días saltaron todas las alarmas cuando cientos de revistas online colapsaron la web demonizando al aceite de coco como responsable y causante de enfermedades cardiovasculares.


Sobre el estudio de la AHA


En el estudio se dice que el aceite de coco no es sano porque “puede aumentar el colesterol LDL” al que todos conocemos por “colesterol malo” que es el principal causante de la arteriosclerosis que puede producir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. Así de sopetón causa un fuerte impacto a cualquiera que lo lea, sobre todo si eres consumidor del aceite de coco.

Después de este informe saltaron las voces de alarma y muchos nutricionistas se han mostrado en desacuerdo con este estudio puesto que no todas las grasas saturadas son iguales ni actúan del mismo modo en nuestro organismo.

Pero hoy en la misma web la AHA ha hecho una nueva publicación después del revuelo causado. En la publicación actual se explica:

“En dicho estudio se utilizó un aceite de coco de cadena media del 100%, pero la mayoría de aceites de coco tienen entre el 13-14% de esa cadena de triglicéridos por lo que la gente tendría que comer grandes cantidades diarias para reproducir esos resultados. Tendría que comer como 10 cucharadas soperas diarias de aceite de coco”.

Entonces, ¿puede haber sido el estudio demasiado alarmista?, ¿o lo son los medios que se han hecho eco?, ¿hay que dejar de comer aceite de coco? La información es poder pero también puede ser destructiva y crear una gran confusión al consumidor que ya no sabe lo que creer.

es bueno el aceite de coco


No todas las grasas saturadas son iguales


Vamos a aclarar que se entiende por grasas malas a los tipos de grasa que con un consumo excesivo en la dieta pueden ocasionar problemas importantes en nuestra salud. Las grasas malas serían las grasas trans o hidrogenadas y las grasas saturadas de cadena larga (AGCL).

Las grasas malas y saturadas de cadena larga las encontramos en productos procesados como dulces y bollería, snacks, chips… y también en algunos quesos o yogures. A estos productos aparte de grasas hidrogenadas también se les suele añadir grasas vegetales de muy baja calidad. Por eso es importante saber diferenciar.


Existen diferentes tipos de grasas saturadas


Hay que saber que existen diferentes tipos de grasas saturadas: ácidos grasos de cadena corta, media y larga.

La diferencia entre los ácidos grasos radica en los átomos de carbono que contienen y la facilidad o dificultad para el cuerpo de transformarlos en energía o acumularlos como grasa.

El aceite de coco contiene ácidos grasos de cadena media (AGCM), que no supone un esfuerzo para nuestro organismo digerirlos y metabolizarlos, ahora bien, tampoco debe haber un consumo excesivo como decían en el segundo artículo y más tranquilizador de AHA, no se te ocurra comer 10 cucharadas soperas diarias de aceite de coco durante toda la vida.


La importancia de los ácidos grasos de cadena media como es el aceite de coco


Puede que hayas leído muchos artículos con información de estudios de diferentes universidades, pues aquí vamos a ver la opinión al respecto de nuestros científicos españoles, el departamento de nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, tiene un informe elaborado sobre la Utilidad y controversias del consumo de ácidos grasos de cadena media sobre el metabolismo lipoproteico y obesidad y en este estudio se revisan algunas de las utilidades potenciales y reales de los AGCM y su papel en nuestra salud.

Del estudio se destaca:

Incorporación de AGCM en fórmulas infantiles para prematuros

Cuando los neonatos prematuros no pueden ser alimentados con leche materna, las fórmulas infantiles contienen porcentajes elevados de ácidos grasos de cadena media AGCM (> 50%), provenientes del aceite de coco. Del estudio se saca que es la mejor opción de alimentación para bebés prematuros para favorecer la absorción de calcio y grasa, así como para proveer una fuente rápida de energía.

Cualquiera lo diría después de los demoledores artículos publicados estos últimos días y más teniendo en cuenta que va a ser el sustento de un cuerpo que aún no ha terminado de desarrollarse.

el aceite de coco para recién nacidos

Posible papel en el tratamiento y prevención de la obesidad

Al ser más hidrosolubles parece que no participan directamente en la lipogénesis y son capaces de incrementar el efecto termogénico de los alimentos y su metabolización formando cuerpos cetogénicos y un efecto anorexígeno. Aún así se deben ingerir cantidades elevadas de AGCM para lograr resultados significativos de pérdida de peso. Se formulan cada vez más productos con AGCM para tratar la obesidad y el sobrepeso.

Principales mecanismos y aplicaciones de los ácidos grasos de cadena media

Tabla AGCM


Opinión personal


Como opinión personal me atrevería a decir que no se debe demonizar a un producto o grupo de productos tan a la ligera como se ha hecho con el aceite de coco, cuando cada vez más estudios nos muestran efectos beneficiosos constatados y posibles efectos beneficiosos aún en estudio.

Cuando se lee sobre un estudio o un trabajo hay que profundizar y entender bien toda la información que recoge para no llevar a equívocos ni alarmismos. Como en este caso más que la propia AHA y su publicación, los medios que se han hecho eco y han frivolizado al respecto, viéndose casi obligada la propia AHA a aclarar los resultados de ese estudio después del revuelo mediático ocasionado.

Algo que me llama la atención y esto es a título personal, la AHA no muestra apenas informes en su web sobre los estragos que está haciendo el azúcar en la población a nivel mundial. Incluso en la sociedad norteamericana que desterró casi el uso de grasas saturadas de origen animal por productos más azucarados y no solo no han disminuido los casos de obesidad e hipercolesterolemia sino que han aumentado de forma desmedida.

Al final cada persona creerá lo que más coherente le resulte a su entender y finalizo con un artículo publicado también esta semana en el British Journal of Sports Medicine : Las grasas saturadas no obstruyen las arterias que desmiente el estudio de la AHA que tan mal parado ha dejado al aceite de coco.

Escrito por Vanessa, FitChef de Myprotein

Sitio Web: Recetas Fit

Sígueme en Instagram, Facebook o Twitter

 

Obtenga mejores resultados con estos productos Myprotein:


Myprotein

Myprotein

Escritora y Experta


¿Quieres enterarte de las ofertas más exclusivas? Únete al grupo de Whatsapp 📲 de Myprotein ✅ ¡Suscríbete!