Entrenamiento

Lesiones de tobillo causadas por ciclismo | ¿Cómo tratar?

Si eres ciclista o te gusta montar en bicicleta durante tus entrenos, te recomiendo que leas este post en el que trataremos una lesión muy frecuente en el ciclismo: las lesiones de tobillo.

Todos sabemos que el ciclismo, al igual que otro tipo de deporte, puede generar algunas lesiones características debido a la postura y movimiento que mantenemos mientras vamos en bicicleta.

Es cierto que, al ser un deporte sin impacto, genera un menor tipo de lesiones que otras disciplinas en las que el impacto es mucho mayor. Aun así, los ciclistas no están exentos de sufrir alguna lesión.

A continuación, veremos las lesiones de tobillo causadas por el ciclismo, cómo tratarlas, y la forma de prevenirlas.


Lesiones de tobillo: el esguince, qué es y cómo se genera


La lesión de tobillo más frecuente en este deporte es el esguince. Este fenómeno consiste en el desgarre de los ligamentos o tejidos que sostienen a los huesos en su lugar.

Normalmente, el esguince en el tobillo se genera cuando tuerces el pie de repente sin esperar dicho movimiento. Con la bicicleta, este tipo de lesión suele ocurrir cuando vamos por una superficie muy irregular.

Las señales para detectar que te has producido un esguince son: dolor o sensibilidad al tacto, hinchazón, rigidez de la zona afectada, formación de edemas, e incapacidad para caminar apoyándonos en la articulación.

lesiones de tobillo y esguince

Los diferentes grados en un esguince

Existen diferentes grados para clasificar un esguince según haya sido su gravedad:

  • Grado I: No tiene demasiada gravedad ni genera inestabilidad alguna en el ciclista. Los normal es que se produzca dolor local sobre la cara externa del tobillo. Puede producirse también una ligera inflamación.
  • Grado II: Puede formarse un moretón sobre el borde externo del tobillo. El ciclista siente molestias o dolor al caminar. En este caso, el retorno a la actividad deportiva es algo más lento y puede tomar varios días.
  • Grado III: Es el grado más grave en el que se lesiona la totalidad de los ligamentos del tobillo. Se produce un dolor más intenso al caminar y es notable una inestabilidad articular.

Suele producirse con un crujido en el tobillo acompañado de un hematoma. Al inicio de la lesión el dolor suele ser bastante intenso.

Tratamiento para el esguince de tobillo

Según el grado en el que te encuentres de la lesión, debemos aplicar un tratamiento u otro.

En los casos de grado I, bastará con guardar reposo, aplicar hielo en la zona afectada y mantener el pie elevado.

En la segunda fase, el pie deberá inmovilizarse con una férula o vendaje elástico durante unas dos semanas.

Si estás en el caso de la tercera fase, deberás tener un tratamiento más prolongado de unas seis semanas en las que estarás inmovilizado totalmente para reposar lo máximo posible.

Recuerda que el descanso es clave para la curación de esta lesión. Aun así, dependiendo del grado en el que te encuentres, tu médico o terapeuta puede mandarte ejercicios de soporte de peso para fortalecer la zona.

El ejercicio cardiovascular suele introducirse cuando el tobillo puede soportar ejercicio, ya que resulta ser una parte muy importante.

Una vez que el tobillo esté lo suficientemente en forma, se podría comenzar a utilizar una bicicleta estacionaria.

lesiones de tobillo y prevención


¿Cómo puedo prevenir un esguince?


Existen diferentes consejos que deberías aplicar antes de salir en bicicleta para evitar este tipo de lesiones. Toma nota de cada uno de ellos para que tus rutas no se vuelvan una pesadilla.

Realiza un calentamiento adecuado

¿Cuántas veces iniciamos nuestra práctica deportiva sin un buen calentamiento? Aunque pueda parecer que no es algo imprescindible, te aseguro que es el motivo de una gran cantidad de lesiones.

No te olvides que antes de montarte en la bicicleta debes calentar tus músculos y articulaciones.

Realiza una serie de estiramientos al terminar la ruta

Igual de importante que el calentamiento son los estiramientos. Elige una tabla y aplícala siempre después de entrenar.

Podemos empezar estirando cuádriceps. Lleva el talón del pie al glúteo y mantén la posición unos segundos.

Para estirar femorales, apoya el talón en el asiento de la bici e intenta llegar con la mano a la punta del pie elevado.

Para estirar la espalda apoyaremos una mano en el sillín y otra en el manillar. A continuación, doblaremos el torso hacia ella con las piernas estiradas.

No olvides estirar también los antebrazos, tríceps y cervicales. Son zonas que suelen recibir mucha carga.

  • Si tienes un tobillo inestable, usa tobilleras o un vendaje funcional para tus entrenamientos y competiciones.
  • Fortalece la zona adecuadamente para evitar este tipo de daños.
  • Siempre puedes recurrir a la toma de algún suplemento que te ayude a mejorar el estado de tus articulaciones.

Una buena opción es nuestra Glucominosa HCL y Condroitina. Este suplemento ayuda a reconstruir y lubricar las articulaciones correctamente.

lesiones de tobillo suplementos


Conclusión


Durante el artículo hemos visto que el ciclismo puede generar ciertas lesiones típicas, y una de las lesiones de tobillo más frecuentes en este deporte es el esguince.

Para prevenir este tipo de accidente, y para que puedas disfrutar de tus rutas de una forma más segura con un menor riesgo a sufrir una lesión, deberías tener en cuenta los consejos que te hemos revelado.

No lo olvides: los estiramientos, el calentamiento y el fortalecimiento son esenciales para cualquier práctica deportiva.

Ahora que ya estás preparado, ¡ponte en marcha y disfruta de tus kilómetros!

Escrito por Carmen Benitez

No hay etiquetas para el post



benitezc

benitezc

Escritora y Experta

Arabista, copywriter y atleta. Combino mis estudios con mi pasión: el atletismo. Amante del deporte, la vida sana y la lectura. Soñadora, pienso que nada es imposible. ¿Mis claves para el éxito? Constancia, trabajo duro y pasión.


¿Quieres enterarte de las ofertas más exclusivas? Únete al grupo de Whatsapp 📲 de Myprotein ✅ ¡Suscríbete!