Articulos

PRÓPOSITOS PARA 2015: ¿HACER DIETA?

PRÓPOSITOS PARA 2015: ¿HACER DIETA?

Seguro que conoces a alguien que uno de sus propósitos para el nuevo año es comenzar una dieta, incluso puede que tú mismo seas esa persona que se ha propuesto seguir una dieta.

 

En cualquier caso si has decidido empezar una “DIETA” te diré una cosa: ya has dado un paso hacia el fracaso.
Dieta es una palabra que provoca que mucha gente se eche a temblar con tan sólo escucharla. Estoy seguro de que el 90% de la gente relaciona la palabra dieta con pasar hambre, sacrificarse, comer alimentos “sanos”, mucha verdura y fruta… en definitiva el mero hecho de pensar en dieta ya les hace sentir mal, desganados, cansados. Lo único que han conseguido es estar un paso más cerca de abandonar esa odiada dieta.

 

Voy a distinguir dos tipos de personas que realizan dieta:

 

1. Los que tienen ganas de empezar una dieta y están motivados
2. Los que comienzan una dieta como autocastigo por “haberse pasado durante navidades”, por tener “unos kilitos de más”, porque “ya toca cuidarse” etc

 

En el primer caso la persona se siente como un niño con zapatos nuevos que está deseando estrenar. Está supermegaultra motivada. ¡Por fin empieza su dieta! Pasan los días y a medida que pasan los días como haría el niño con sus zapatos, la persona se va aburriendo de su dieta, ya no es novedad, ya no está tan motivada, ya es “la dichosa dieta”. Se va acercando el final de la dieta… Sólo hace falta ver a un amigo comiéndose ese helado que llevamos tanto tiempo sin probar para decir: “a la mierda la dieta”. A partir de aquí o le entra un gran sentimiento de culpabilidad o se siente más liberado que nunca. En cualquier caso el fin de la dieta es inminente.

 

En el segundo caso, como se suele decir popularmente antes de luchar la persona ya está derrotada. Si una persona tiene libertad para decidir y elige hacer algo que no le convence del todo y que no le gusta, está condenada al fracaso. Más pronto que tarde dejará la dieta.

 

¿CUÁL ES EL FIN DE AMBOS CASOS?

El fin de ambos casos es el abandono de la dieta con el consiguiente famoso “efecto rebote”. Recuperaremos los kilos perdidos y pondremos unos kilos más de los que antes pesábamos.

 

Personalmente creo que en el 95% de los casos “hacer dieta” tiene fecha de caducidad. Tarde o temprano acabarás dejándola. Una dieta no es más que un parche temporal que ponemos sobre un estilo de vida que nos ha llevado a tener un físico que no nos agrada o que no es saludable. Es el cuento de nunca acabar: empiezo una dieta – pierdo peso. Dejo la dieta – recupero el peso. Vuelvo a la dieta – pierdo peso. Así una y otra y otra vez. La dichosa dieta nunca se asienta definitivamente en nuestra vida. ¿Por qué? Porque no estamos a gusto viviendo con ella.

 

¿ENTONCES QUÉ DEBERÍAMOS HACER?

Si estáis esperando que os diga que entonces vais a conseguir vuestros objetivos haciendo lo que habéis hecho hasta ahora o comiendo esas cajas de galletas de chocolate que tanto os gustan, estáis equivocados.

Debéis encontrar el punto medio entre lo que os gusta y lo que no os gusta tanto. Si odiáis el brócoli ¿qué sentido tiene incluir brócoli en vuestros platos solo porque es sano y “no engorda? No tiene ningún sentido. Os estáis amargando las comidas.
La clave para mantener un peso saludable, perder esos kilos de más y que en definitiva podamos mantener una alimentación sana para el resto de nuestra vida es introducir hábitos alimenticios sanos. Pequeños cambios que a la larga tendrán grandes resultados.

 

No vamos a hablar de gramos de pollo a la plancha o yogures 0% materia grasa. Aquí os voy a dar algunos consejos:

 

– Reducir lo máximo posible los alimentos fritos (patatas fritas, huevos fritos, pollo frito, pescado frito…) Vamos a intentar cambiar esta forma de cocinar los alimentos por cocinarlos a la plancha
– Reducir o eliminar la bollería industrial, dulces, galletas, cereales…
– Evitar las bebidas azucaradas (zumos, yogures líquidos…) y refrescos
– Reducir lo máximo que podamos los alimentos procesados
– Aumentar el consumo de pescados, carnes y huevos
– Aumentar el consumo de frutas y verduras (combinar éstas últimas con pescados y carnes)

 

Como veis en algunos casos digo reducir y no eliminar porque a veces eliminar de buenas a primeras un alimento que comíais en grandes cantidades lo único que hará es generar una gran ansiedad en la persona y acabará comiéndolo tarde o temprano en igual o mayor cantidad. Si antes os comíais 24 galletas de chocolate para merendar, de un día para otro pasar a comer dos kiwis creo que es muy complicado. En este caso lo que podríamos hacer es reducir poco a poco el número de galletas hasta que lo consigamos reducir a dos o tres galletas y una pieza de fruta por ejemplo.

 

Lo mismo sucede con el caso del pan. Hay muchos talibanes del pan que lo borran de inmediato de sus “dietas”. Y lo cierto es que hay gente que acompaña cada una de sus comidas del día con pan o que sin su tostada con mantequilla y café para desayunar se sienten raros. En estos casos, personalmente considero un error suprimirles su desayuno habitual para ponerlos a comer avena con leche. En cualquier caso podríamos reducir la tostada de entera a media.
El caso es encontrar el equilibrio, reducimos nuestros hábitos poco sanos a la par que introducimos hábitos sanos nuevos. En función de la fuerza de voluntad de cada uno y cómo se vaya sintiendo vamos dando pasos adelante más rápidamente o más lentamente.

 

Recordad que en el 99% de los casos no vivís de vuestro cuerpo y lo único que debéis perseguir es mantener una buena salud y un cuerpo con el que os encontréis a gusto. Entiendo que un culturista deba seguir una dieta estricta con un control absoluto de lo que come pero seguramente ese no sea vuestro caso. Tenéis que disfrutar comiendo al mismo tiempo que lo hacéis de forma sana y equilibrada. No hagáis la estupidez de “pescado, agua y ensalada” 😉

 

¿Y SI LO QUE BUSCO ES GANAR MÚSCULO?

Sé que muchos después de todo lo escrito anteriormente, diréis: Vale, muy bonito pero sin una dieta estricta no se consiguen los objetivos de hipertrofia etc, etc, etc. Sin dolor no hay gloria. No pain no gain. Vale. Este artículo va dirigido a todas aquellas personas normales que lo que buscan es perder unos kilos, llevar una vida sana, hacer deporte y comer “bien” o simplemente van al gimnasio o hacen deporte por diversión. Aquellos que tenéis el firme objetivo de conseguir grandes cuerpos musculados y que vais al gimnasio únicamente para alcanzar tal objetivo me temo que no os queda otra que seguir una dieta con sus macronutrientes, porcentajes, gramos, alimentos pesados etc.

¿Se puede conseguir el cuerpo musculado qué deseas sin hacer dieta? Sí, pero puede que os lleve el triple de tiempo que si seguís una dieta o puede que nunca lo consigáis. Si no sabéis cuantos gramos de proteínas estáis ingiriendo puede que os estéis quedando cortos.

 

Dicho esto seguro que tienes un amigo que lleva unos años yendo al gimnasio y come lo que le pone la madre en su casa y está muy fuerte. Es posible. Lo que debes saber es que muy probablemente tu amigo tenga un 65% de la musculatura que podría conseguir si siguiera una dieta correcta y enfocada a sus objetivos.

 

En cualquier caso si tu objetivo es ganar músculo sólo debes saber que no todo es blanco o negro. Si sigues una dieta correcta, has hecho tus 4 comidas del día y te quedan 35g de hidratos de carbono para alcanzar tus macros, no pasa nada porque te comas cuatro galletas de chocolate. Pero ese es otro tema del que si queréis hablaré en otro artículo.

 

Francisco Fidalgo Clemente Entrenador personal oficial Myprotein España
Si tienes cualquier duda o sugerencia sígueme en:
Twitter: @francescole55
Facebook: Francisco fidalgo clemente

No hay etiquetas para el post



Myprotein

Myprotein

Escritora y Experta


¿Quieres enterarte de las ofertas más exclusivas? Únete al grupo de Whatsapp 📲 de Myprotein ✅ ¡Suscríbete!